viernes, 14 de julio de 2017

Evaluación (grupo de los jueves)

Un grupo con mucha energía.

Ayer hicimos la primera evaluación de mitad de año y los resultados fueron altamente satisfactorios. Es un grupo que se integró con una llamativa rapidez y se cohesionó muy bien. Se los nota muy felices de asistir y transformaron este lugar en un espacio placentero y de mucho compromiso. Asisten con regularidad y puntualidad, participan con muchas ganas y tiene responsabilidad en las lecturas de los textos de sus compañeros y de los autores consagrados del programa. Es un momento de mucha producción y hay que aprovecharlo porque probablemente no sea siempre así, de manera tal que los invito ¡a no desperdiciar este excelente momento!
Solo les pedí condensar un poco más sus devoluciones y evitar repeticiones para poder acortar el tiempo que le dedicamos a cada texto ya que está siendo excesivo y por esta razón podemos analizar pocos textos por encuentro. Coincidieron con esta apreciación e intentaremos optimizar mejor el tiempo para poder trabajar con más producciones por encuentro.
Marcela se mostró supersatifecha con el taller y la coordinación, dice divertirse mucho en la escritura y que, a diferencia de otras disciplinas artísticas que practicó anteriormente, aquí puede desempeñarse libremente. En el taller se destaca por su mirada original y descontracturada y fue una grata sorpresa la calidad de sus textos y lo pronto que llegó a la ficcionalización siendo que es la primera vez que encara la escritura literaria. Por supuesto le agradecemos el humor que pone al grupo.
Mirta se reconoce en un "estar empezando" y en la necesidad de despojarse de la abogada que hay en ella para poder escribir más libremente literatura. Dice no sentirse mal por no sentir los momentos de inspiración que antes solía tener. Yo creo que estas sensaciones se deben a que está iniciando una nueva etapa en el contacto con la escritura y que se está tomando su tiempo, la noto en un proceso de integración, observación y asimilación de todo lo nuevo. Ella dice estar en el lugar que quiere estar y sentirse muy estimulada por las distintas voces del taller y sin presiones. Aunque no lo crea, su voz está surgiendo y es respetada en el grupo.
Mariana dice estar muy feliz de venir a un espacio que no está dispuesta a perder, sin embargo reconoce que al principio le costó adaptarse porque temía que las normativas o estructuras del taller atentaran contra su proceso de escritura que define como anárquico. Ahora dice aceptar las herramientas brindadas pero decidiendo ella cuando aplicarlas. ¡Y precisamente de eso se trata un taller! Está en un momento de abundantemente producción y tiene que aprovecharlo al máximo. Le aporta al grupo su gran sensibilidad y carga de afecto y es la más volcada a la poesía, por el momento.
Gretel, que concurrió varios años a otro taller de chicos más jóvenes, tenia ciertos temores de formar parte de un taller de adultos pero se manifiesta muy contenta y agradecida por las devoluciones y la amplitud de criterios que encontró acá. Sus compañeros la definen como "una escritora con todas las letras", por el manejo que tiene de criterios formales que aplica hábilmente en sus textos. Escribe esencialmente narrativa con personajes bien delineados, tramas complejas, remates sorprendentes. Es muy observadora de las cuestiones formales, escucha mucho las criticas y se anima a reelaborar sustancialmente sus textos a partir de las devoluciones.
Beto se define como un buscador y un inconformista, dice que tenia sus pruritos al iniciar el taller, pero que se siente muy cómodo aquí, aunque reclama "un lugar donde le enseñen más a escribir", algo más prescriptivo, tal vez. Dice estar en crisis también con su vocación actoral y que en este momento tiene muchas ganas de escribir. Yo le marco su búsqueda permanente en la escritura, su pelearse con al forma y buscar nuevas maneras de expresarse, hecho que valoro al igual que su cuestionamiento de todo porque también se cuestiona a si mismo y puede absorber lo dicho por sus compañeros. Los compañeros y yo le mostramos las herramientas literarias que de manera intuitiva ya está manejando y con las que nutre al taller. Aprovecho para mostrarles a todo la pestaña de herramientas de este blog.

Fue un encuentro intenso que ni tiempo nos dio para un recreìto, pero contentos por haber reconocido estar el grupo en un excelente momento, hicimos la prueba de analizar en 20 minutos un texto y ¡lo logramos!
Observamos en la reescritura de "Narciso frente al espejo", de Gretel como logró condensar (¡¡de 8 a 3 carillas!!) el cuento y cómo todo adquirió una nueva relevancia, a punto tal que varios de sus compañeros leían ahora otro cuento. Un trabajo arduo y muy difìcil de hacer sobre un texto propio que consistió en quitar todo lo superfluo, evitar las repeticiones, condensar acciones, reformular las conexiones, etc. Pero semejante Frankenstein rindió sus frutos en el texto final logrado.

Felices nos despedimos para dentro de quince dìas en que analizaremos:
-Piel de conejo, de Gretel.
- Cuentos breves, de Marcela.
-Todos los heteronimos de Mariana y sus respectivos textos.
-Cuendo te miro en piel, de Beto

¡Nos vemos!

Evaluación (grupo de los lunes)

Post en preparaciòn

Un grupo que ya camina solo

El pasado lunes hicimos nuestra habitual evaluación de mitad del año con este grupo que viene muy aceitado, trabajando hace seis años varios de sus integrantes, desde el año pasado otro tanto y con la reciente incorporación de Leticia este año. Hay que destacar la apertura para recibir a nuevos compañeros y lamentamos que no hayan podido continuar Giselle y Matías, esperamos que pronto puedan reincorporarse.
Es un grupo que funciona muy bien, a pesar de las ausencias que se hicieron sentir en esta primera etapa del año. En este caso les vuelvo a pedir a los talleristas que traten, en la medida de lo posible, de enviar sus devoluciones cuando no pueden concurrir, así sus compañeros no se quedan con la falta de sus voces.
Todos se mostraron muy movilizados por las lecturas propuestas para este año, principalmente con Gusmán, que luego de ser resistido “les partió la cabeza” y generó una catarata de textos muy  muy interesantes, influidos por su estilo. También los que asisten al taller de lectura indicaron cuánto los nutre hacer las dos actividades en forma complementaria.
Nélida es una de las que se muestra encantada por este programa de lecturas que considera como un hito en su producción, reconoce haber escrito poco pero verse mejor en sus textos y agradece el aporte de los nuevos integrantes. Coincidimos con ella en que sus nuevos textos están mostrando otra manera de escribir, más sutil, más  profunda, más descontracturada. Una nueva Nélida está naciendo.
Miriam nos sorprende diciendo  que no está conforme con ella misma porque se encuentra muy presionada por otras actividades y problemas domésticos. Sus compañeros le retrucan que es muy autoexigente y yo que la veo muy cómoda en el taller y con una considerable producción. Suele ser muy responsable también con las lecturas y devoluciones así que la instamos a que se relaje más y que continúe en este camino de evolución constante que presenta sus escritos por animarse a todas las consignas sin saltearse ninguna. Asimismo le sugiero que tome otros puntos de partida, no autorreferenciales, para ver qué pasa.
Laura también menciona cuánto le gustaron los textos leídos y cómo Pessoa la obligó a salir de su zona de confort y el estímulo que siente para escribir algo distinto a partir de eso. Valoramos las interesantes lecturas que aporta al grupo con su observación detallista y la instamos a repensar en serie su producción de personajes “en recorrido”.
Valentín nos recuerda que siempre tuvo a vocación de escribir y que está aprendiendo a hacerlo más y mejor. Siente que lo nutren mucho los aportes de sus compañeros. Sigue muy productivo, ahora corrige mucho y cumple con las consignas al dedillo. Todos coincidimos en cuánto ha evolucionado su poesía con la incorporación de mayor lirismo y recursos literarios. Las chicas le agradecen también su aporte desde la masculinidad. Y él promete acompañarnos mientras la maquina siga tirando. Se ve que se está contagiando de cierto humor negro.
Leticia reconoce que le gusta mucho estar en el grupo y lamenta los encuentros que perdió por su neumonía. Dice que Pessoa le hizo daño pero que también la hizo pensar. Nos contó un poco más de su proyecto de novela y cómo venir al taller la estimuló para retomarlo. Dice no poder hacer nada por “culpa” de la novela y la invitamos a que no haga nada y solo escriba la novela. ¡Es un buen momento para ella y tiene que aprovecharlo! Nosotros notamos su gran energía, cómo empezó con todo el taller y lo cómoda e integrada que se siente. Agradecemos sus aportes sinceros y nos gustan sus lecturas (y escrituras) no inocentes.
Inès, para no variar, dice que “está haciendo nada”. Esa nada a la que nos tiene acostumbrados. Dice que bajó su calidad y que no estuvo a tono con las lecturas, aunque reconoce que le gustó su texto “Momo y frasco”, producto de su desagrado por Gusman y Artaud. Los compañeros le dicen que es una sensación de ella y que disfrutan mucho el humor que despliegan sus últimos textos. Tal vez esté en un momento de búsqueda interior y hay que permitirse el “paramo” con la esperanza de que después todo florezca, ya que suele darse de esa manera el proceso creativo.
Lamentablemente Sivia no pudo venir a la evaluación por su salud y nos quedamos con las ganas de mostrarle cómo ha tenido una buena producción esta parte del año (a pesar de sus reiteradas inasistencias) y cuán afinada y detallista está con sus últimos textos poéticos. Ya verenos si a la vuelta de las vacaciones podemos recuperar algo de su propia evaluación.


Contentos con la tarea desarrollada hicimos una breve pausa para el café y

Encuentros de julio (grupo de los jueves)

Post en preparaciòn

Encuentros de julio (grupo de los lunes)

Encuentro del 3

En este encuentro analizamos “El tren a Glew”, de Valentín, una historia simple, sin demasiadas vueltas, que muestra cierta ironía en el actuar de los personajes frente a sus circunstancias. Reparamos un poco en los tiempos verbales y las correcciones que deberá hacerle el autor.
Seguimos con “El hundimiento”, de Leticia, con el cual sedujo a sus compañeros que disfrutaron los diálogos de estos personajes y el punto de giro del final, además propició cierta lectura de género. Un título muy acorde. Su autora confiesa luego que le costó escribirlo porque nunca había escrito teatro, sin embargo se llevó muchos elogios por esta ópera prima.
Terminamos con “Otoño”, de Nélida. Un texto existencial con descripción poética de las estaciones, que generó debate acerca del futuro de la protagonista, unos apostaban a la pulsión de muerte y otros a que ganaba la vida. Su autora nos cuenta luego que escribió su propio otoño, confesó lo autorreferencial de un texto escrito desde la crisis del sujeto.
Leticia en algún momento de la devolución dijo: “No me hablen de Pessoa” y me produce mucha gracia esta afirmación cuando este querido portugués y todos sus heterónimos convulsionaron tanto el taller y produjeron tanta escritura.
Para la próxima tendremos la evaluación y si nos alcanza el tiempo:
-Un cuento, de Miriam
-Un pie desnudo, de Leticia.

Encuentro del 10

Iniciamos con la evaluación que la consigné en un post aparte y al finalizar tomamos un cafecito y analizamos “El pie desnudo”, de Leticia, un texto marcado por la mirada de la narradora, que describe un momento fugaz y las conjeturas que le suscitan, conjeturas que serán compartidas por sus lectores.
Luego nos tomamos un ratito para hablar de nuestro postergado proyecto del libro y las novedades de la editora.
Para la próxima, que será el 24 porque nos tomaremos una semanita de vacaciones, tendremos:
-Los amantes, Los amigos y EL sótano, de Leticia y sus heterónimos
-Los tres poemas de Miriam y sus heterónimos
-Soledades, de Valentín
-Vejez, de Inés

Encuentro del 24

Enseguida nos pusimos manos a la obra.
Comenzamos con “Un cuento”, de Miriam, en el que plantea lo ficcional de un historia real que luego de mucho esfuerzo de sus protagonistas se transformó en un cuento de hadas con final feliz. Una temática dura, llevada al papel con la emotividad de lo milagroso y lo metaliterario como un plus  a destacarse. Su autora reconoce la ligazón con una historia real.
Seguimos con "Soledades", de Valentín, leída como una copla tardía del romancero, casi un cante jondo por el dolor que transmite. Le pedimos varias podas y valorizamos ciertas imágenes. Luego su autor, enigmático, dice que surgió este poema luego de recibir cierto llamado…
Luego nos masoqueamos con “Vejez”, de Inés, de la cual sus compañeros dijeron: “es asquerosamente buena, terrible”, a mí me gustó mucho el campo semántico desolador de la vejez, sus compañeros dicen haberse ahogado en la lectura, pero todos reconocemos cierto goce. La autora confesará que la escribió en un momento de crisis y de muchos problemas.
Seguimos con los tres textos heteronímicos de Leticia, en los que se destaca el vínculo de sus autores con el campo de la salud y las diferencias sutiles que pudo establecer entre unos y otros, no dejando duda a quién pertenece cada texto. Aquí se disputaron preferencias y luego Leticia reconoce que Pessoa le partió la cabeza, cómo partió de un fuerte rechazo inicial a emular su proceso de escritura. Un desafío que supo enfrentar eligiendo temas diferentes y que superó con todas las letras.
Para la próxima tendremos:
-Tres poemas heterónimos de Miriam
-Rubiecito inglés, de Laura
-Mamá de Silvia
-La enfermedad, de Inés
-Fantasmas en la noche, de Valentín
-Nostalgia, de Leticia

Encuentro del 31

Hablamos del libro, que probablemente tendremos en la mano en septiembre y coordinamos un próximo encuentro de intercambio con el grupo de los jueves.
Comenzamos con los tres poemas de Miriam y sus heterónimos, en los que vimos claramente cuando la que escribe es la maestra, el niño o el militar y nos emocionamos respectivamente. Un interesante desdoblamiento literario de Miriam, a la que le pedimos que reelabore un poco el primero, el de su ortónima.
Seguimos con “Rubiecito inglés”, de Laura, que escribió luego de emocionarse mucho con una película sobre Billy Elliot. No nos acomodamos al formato poético porque vimos una marcada secuencia narrativa, motivo por el cual le pedimos que retrabaje la forma y mantenga los giros significativos que supo darle.
Luego analizamos “Mamá”, un poema autorreferencial de Silvia con el que logró emocionarnos a todos, incluidas quien les habla (dicen que soy dura), en el que indaga sobre la difícil relación madre-hija. Es una paleta formal diferente de Silvia, pero es entendible que necesite otro vestido para hablar de semejante vínculo.
Continuamos con “Esa enfermedad”, de Inés, que leímos en serie con su poema anterior, Vejez, y en el que continúa con un fuerte campo semántico y exclamativo. Leticia, como lectora nueva de Inés, veía todo lo oscuro, mientras el resto de los talleristas intentaba rescatar la luz, interesantes procesos de lecturas.
Necesitamos una pausa antes de terminar con “Fantasmas en la noche”, un poema de Valentín al que también le aplicamos la máquina podadora y que vincularon con un poema anterior y uno nuevo que acababa de repartir, rescatamos lo visual de sus imágenes.

Para la próxima tenemos:
-La búsqueda, de Valentín
-Heterónimos, de Nélida
-Nostalgia, de Leticia
-La plaza y el ejercicio de Nina y Trigorín, de Miriam

¡Nos vemos!

Tiempo de evaluación

Todo taller literario que se precie de tal y que quiera conservar la coherencia y evolución en la tarea debe periódicamente tomarse un tiempo de evaluación para reflexionar sobre lo andado.
En el Talle literario El escribiente elegimos dos momentos para hacerlo: una evaluación rápida y rectificatoria de rumbo a mediados de año y otra más profunda a fin de año, en la que analizamos lo hecho y lo por hacer.
Ya estamos en julio y en ambos grupos de El escribiente realizaremos la evaluación de mirad de año.
Armé un rápido punteo para orientar la misma, principalmente para ayudar a los nuevos integrantes:
-La evaluación es un balance periódico, un detenernos a reflexionar sobre nuestra actividad, en la que cada uno reflexiona sobre su proceso tallerístico.
-Pensamos la comodidad o incomodidad que sentimos frente al juicio de los demás, cuánto nos importan o no sus críticas, cuántas internalizamos y cuáles no, etc.
-Sopesamos nuestra propia participación en las discusiones y devoluciones a los compañeros.
-Repensamos nuestro proceso de escritura: ¿estoy progresando?, ¿di un viraje en mi producción?, ¿estoy estancado?, ¿me alejé de mi proyecto inicial?, ¿descubrí una nueva forma y estoy experimentando con eso?, etc.
-Consideramos las lecturas de los autores consagrados.
-Observamos cómo marcha lo vincular, las relaciones en el grupo.
-Criticamos a la coordinación.
¡Y todo lo que se quiera agregar!

viernes, 30 de junio de 2017

Fernando Pessoa por partida doble, Pessoa múltiple.

En la misma semana tuvimos nuestro encuentro con Pessoa y todos sus heterónimos en ambos talleres de El escribiente, una semana intensa para esta coordinación.
Hablamos acerca de la génesis de sus heterónimos poéticos más importantes con datos de la carta que el mismo Pessoa le mandó a su amigo Casais Monteiro. (Hacer click aquí para leer la carta entera). Luego empezamos a analizar uno a uno los poemas de cada heterónimo.

Ambos grupos coincidieron en mostrarse muy asombrados frente a la construcción de semejante aparato heteronìmico y Leticia, del grupo de los lunes, no paraba de pensar en las características psiquiátricas del genial poeta.
Hicimos un paneo rápido por la situación de Portugal de principio de siglo, la saudade por el Quinto Imperio y la autoproclamaciòn de Pessoa como el Supra-Camoens y el deseo de instaurar un Quinto imperio cultural, hechos que le dan otra entidad a los 72 heterónimos construidos por el poeta.
Comenzamos con el análisis de los poemas del maestro, Alberto Caeiro, el que al decir de Pessoa: “escribe mal”, porque vivió siempre en el campo y recibió muy poca instrucción. En general a ambos grupos les gustó este poeta bucólico. El grupo de los lunes remarcó la tristeza y los juego de palabras que utiliza y el grupo de los jueves, lo maravilloso de su simpleza y la profundidad que alcanza “Hay mas metafísica en…)
Luego seguimos con Ricardo Reis, aquel que tuvo sus orígenes por 1912 en un poema pagano que escribió Pessoa y que el glorioso día de éxtasis de 1914 fue recuperado como el discípulo más purista de Alberto Caeiro. Los críticos dicen que es el poeta que a Fernando Pessoa le hubiera gustado ser. El mismo Fernando dice que escribe mejor que él, aunque considera que es demasiado purista. En el grupo de los jueves gustó menos, excepto a Beto que afirmó gustarle mucho. Para el grupo de los lunes también resultó muy solemne, demasiado racional. De hecho Pessoa dice que su escritura surge luego de una intensa deliberación abstracta que se concreta, por supuesto, en una oda. Es el más disciplinado de todos en cuanto a su producción.
Continuamos con Álvaro de Campos, el opuesto del anterior, el que escribe cuando siente un fuerte impulso pero no sabe de qué, el más exaltado, el más whitmaniano, incluso por su bisexualidad, culpa y orgullo. El que expresa su admiración por las máquinas, el del sensacionalismo en todo su esplendor pagano. Fue uno de los que más les gustó a ambos grupos. A los talleristas de los lunes les hizo acordar a Chaplin y sus Tiempos modernos, vieron lo existencial de Tabaquería, la intensidad y lo tortuoso que se torna por momentos. Leticia, un poco espantada, marcó su pederasterìa.  Los talleristas de los jueves observaron la contaminación con los otros heterónimos y les hizo acordar a los personajes de Capussoto, notaron también cierto concepto elitista de la poesía y cómo algunos versos pueden ser leídos como microrrealtos: “cuando quise quitarme la máscara, estaba pegada a la cara”.
Finalmente leímos al ortónimo, comenzando con el grito de guerra: “el poeta es un fingidor” y seguimos con los seis poemas de Lluvia oblicua, aquel poema construido en el día glorioso del éxtasis, como reacción de Pessoa por su inexistencia como Alberto Caeiro y en contraposiciòn a los treinta y pico poemas de su maestro, el cuidador de rebaños. La gente de los lunes ya estaba agotada: “llegué cansada a este, deberé releerlo”, dijo alguien, pero marcaron lo onírico y triste, la gente de los jueves marcó la despersonalización y la máscara.
Ambos grupos parecen muy movilizados por este genial portugués que supo conquistarlos. El lunes escuché: “me encantó”, “me transformó” “¿Se drogaba?” Y el jueves: “Yo escribiría así, preguntándomelo todo”, “Me hizo pensar la poesía de otra manera”.
¡Tarea cumplida!

Pausa para reponer fuerzas y prepararse para una consigna compleja: Inventar tres heterónimos (pueden ser dos y ustedes por ustedes mismos, es decir su ortónimo) y sus respectivos textos. De ser posible, partir de los textos para llegar a la construcción del heterónimo que lo escribe. Caracterizar a cada heterónimo. El género de los textos es libre, puede ser narrativa o poesía, pero debe variar en temática y estilos.
Para los que se quedaron con ganas de más Pessoa pueden bucear por aquí:

El próximo lunes tenemos:
-Un tren a Glew, de Valentín.
-El hundimiento, de Leticia.
-Otoño, de Nélida.
-Cuento, de Miriam

El próximo jueves nos esperan:
-Todos los microrrelatos entregados
-La segunda versión de Narciso frente al espejo”, de Gretel.

¡Nos vemos!

sábado, 24 de junio de 2017

Encuentros de junio (grupo de los jueves)

Post en preparación.

Encuentros de junio (grupo de los lunes)

Los post de este mes los realizará Laura, que nos dice así:

Encuentro del 5 de junio

Comenzamos con el texto “Amanecer”, de Laura, en el cual Silvia aporta que tiene ricas descripciones sensoriales tanto visuales, olfativas, como gestuales. A Inés le gustó el relato cotidiano en donde los borcegos son los protagonistas. En esta narración Verónica encuentra un narrador distinto que pone todo lo que tiene dentro. Una mirada sensual acaricia el texto que describe un paseo matinal por la ciudad.

Luego seguimos con “Un Sueño”, de Valentín, una bellísima poesía que nos cuenta una auténtica pesadilla del autor. El sueño lo atrapa y le invade el temor. Su inconsciencia le reclama que despierte pero es inútil, no puede. El pasado escondido lo acecha. El final justifica toda la angustia que describe. Intensa, poética, no da respiro.

A continuación analizamos “Árboles”, de Miriam, que se inspiró al leer un libro de mujeres maltratadas que imaginaban su futuro en una casa llena de árboles. Para Silvia las imágenes y descripciones son muy bellas, desde el trepitar de las cascadas entre piedras hasta los árboles bailoteando por el viento. A Inés el texto le pareció que da trascendencia al lugar, es sumamente descriptivo y preguntó por la historia de las mujeres tristes. Para Verónica el relato esconde un conflicto, quiere decir mucho pero deja también interrogantes. Hay duda existencial y una culpabilidad crónica de disfrutar. Le gustó el título que re significan la raíz, el apoyo.

Después de un breve intervalo con café y galletitas, retomamos con “Una caja azul y mariposas”, de Silvia. Una poesía en la que la autora se inspiró en un acto que presenció en el Instituto Labardén previo a la marcha del 24 de Marzo. Para nuestra coordinadora las mariposas que aparecen se van transformando, pueden ser madres o personas que de mariposas se convierten en orugas. Es un grito de bronca demoledor en el que al final ya no están los niños festivos. Tanto para Miriam como para Valentín la semejanza entre nuestros desaparecidos y los actuales inmigrantes sirios que mueren en el Mediterráneo muestran el terror y el dolor en el pasado y el presente.

Para el final dejamos “Trilogía en blanco y negro”, un ensayo de Silvia, en el que describe tres películas en blanco y negro de Leonardo Favio. “Crónica de un niño sólo” cuenta el abandono familiar y la vida en soledad de un niño en busca de la libertad. “El romance del Aniceto y la Francisca” un triángulo amoroso de un hombre y dos mujeres que transcurre en un pueblo de provincia y “El dependiente” en donde aparece la tortuosidad y oscuridad de sus personajes.


 Encuentro del 12 de junio

Para este encuentro tuvimos que inventar una escena teatral del libro de Chejov “La Gaviota”,  cuyos personajes eran Nina y Trigorín, y situarla en los dos años que el autor salteó en la obra. 

Comenzamos con el texto de Inés. La escena transcurre en una habitación de un hotel de Moscú, en los últimos días de la pareja en crisis. Verónica nos dice que estuvieron muy bien planteados los diálogos, con mucha fuerza al comienzo y denota ampliamente la imposibilidad de comunicación entre ambos interlocutores.  Que tiene muchas posibilidades de continuar la discusión de esta pareja en la que se avizora el fin ineludiblemente. Miriam agrega que Trigorín no valora a Nina ni como actriz ni como mujer. Laura observó la desesperación de Nina, sus reclamos, sus celos y angustias. 

Continuamos luego con la escena que planteó Laura, donde los personajes se encuentran en el principio de la relación. La coordinadora aclara que por eso los diálogos son más afables, donde la seducción es un personaje más. Se corta la escena cuando más interesante está, hay que corregir el exceso de didascalias, la puntuación y los guiones. El final es interesante, acota Miriam. 

Seguimos con el texto de Inés, el hombrecito, que corresponde a la consigna dada en la clase anterior en donde debe haber tres personajes con tres finales posibles. La incredulidad atraviesa todo el texto, es el eje de la escena. Los dos personajes principales aun viendo a un extraterrestre desconfían que sea real. Con mucho sentido del humor, muy buenos diálogos y personajes queribles, Inés nos relata una tarde de hermanas, mate y la visita inesperada de un hombrecito muy peculiar. 

Por último, nos quedó el texto de Miriam, “Amigos”, con la misma consigna que el de Inés, Miriam armó una escena con tres amigos del barrio. Uno de ellos, viendo lo aburridos que estaban, decide hacer una broma pesada. Los personajes están bien definidos, con diálogos bien armados. El texto tiene tensión y una buena resolución. Se nota que la autora conoce a sus personajes. Muestra mucha acción durante todo el trascurso de la escena. 

Para terminar el lunes hicimos un hermoso recreo festejando el cumpleaños de Verónica con una torta riquísima que cocinó Silvia y el infaltable Mistela. ¡Salud! 



La gaviota: nuestro reencuentro con Chejov

El 22 de mayo, con el grupo de los lunes, nos volvimos a encontrar con Chejov, del cual habíamos leído el año anterior algunos cuentos. Esta vez nos convocaba una de sus obras más consagratorias: la obra teatral La gaviota, la que lo posicionó como el gran dramaturgo que fue.
El encuentro se desarrolló de manera muy tranquila, quizá nos dejamos ganar por el ambiente lacónico de esta obra. Analizamos el argumento sencillo de la obra, con amores cruzados y la infelicidad como telón de fondo. Algunos talleristas estaban fascinados por la intensidad de la relación madre-hijo y por la actitud con la que la fría Arkadina acepta también cierto triangulo amoroso. La conclusión fue que todos los personajes son desgraciados, pero a diferencia de una tragedia shakespèareana en la que todos deben morir, acá continúan con esa vida, oponiéndolo poca resistencia. El único que parece luchar contra los valores preestablecidos es Treplev y por eso será el personaje más trágico. Yo les conté la impresión de cierto crítico que descree de su posible muerte final y debatimos al respecto de esta original idea. Hablamos de metapoesía por la incorporación del teatro en el teatro, a la manera de Hamlet y buceamos en la simbología de la gaviota.
A pesar de que los talleristas todavía continúan con cierta resistencia a leer teatro, manifestaron que esta obra les gustó y que la releyeron para comprender mejor.
Después de nuestra pausa ritual, empezaron a trabajar con la siguiente consigna: Escribir una escena imaginada entre Nina y Trigorìn que transcurra en algún lapso de esos dos años que se eliden en la obra, entre que se van de la estancia y vuelven.
Como tarea, quedó la consigna hogareña de escribir una escena teatral libre, de temática libre pero respetando las convenciones de escritura dramática.

¡A ver los poderosos diálogos que logran construir!

miércoles, 7 de junio de 2017

Augusto Monterroso y la minificción (grupo de los jueves)

Comenzamos el encuentro y a los tallersitas se los veía con el ánimo ansioso por descubrir qué
características tienen estos cuentos para ser considerados minificcón. Beto encaró enseguida: ¿Por qué son microcuentos? Y demostró cierto escepticismo acerca de su belleza. Mirta parecía reclamar lo mismo. "Quiero saber cuál es la estructura", mientras tanto Marcela se declaraba fans de ellos y alguien, creo que Mariana, reconocía haber encontrado microcuentos recortando textos propios. Otro reclamaba que al ser tan breves se quedaba con ganas de más.
Calentados los motores, nos pusimos a analizar el cuento de Monterroso que fue, durante mucho tiempo, considerado el cuento más corte del español:
Lentamente fuimos desentrañanado todas las interpretaciones posibles de este brevísimo cuento, desde las infantiles hasta las sádicas, desde las complejas a las más simples, desde una mirada realista a otra fantástica. Y el texto seguía generando significados. Así que llegaba el momento de reparar en su estructura bipartita de relojería, en la distribución de la información, de los tiempos verbales, los deícticos temporales, lo elidido, lo perturbador de un dinosaurio, etc.
¡Hasta nos permitimos criticar su título, que a decir verdad es lo más "flojo" de este mecanismo de perfección!
Luego hicimos un paneo por los otros cuentos de la selección en los que fuimos observando la presencia de algunas o varias de las características destacadas en el primero. Y creo, finalmente, que hasta los más reticentes quedaron a gusto con esta forma particular de escritura.
A modo de repaso, destaco lo más característico de este género:
-concisión e intensidad expresiva
-forma concentrada y experimentación con el lenguaje
-condensación semántica y síntesis discursiva
-polisemia, juegos con el tiempo, ambigüedad
-elipsis
Antes del cafecito, le discutimos a Monterroso su decálogo para escritores y elegimos con qué máximas quedarnos cada uno.
Por último comenzaron acá bellos monterrosaurios (la consigna de los monterrosaurios dice así:

Escribir un texto que respete la estructura del original, solo se puede cambiar el verbo principal y el sustantivo, con los correspondientes ajustes de número y persona, claro) que redondearán en los hogares y podrán traer para el taller en futuros encuentros.

Para la próxima tenemos:
-Retrospectiva, de Marcela
-Ejercicio remedando a Cortázar, de Beto
-Mártir de su propia suerte, de Gretel
-Presentación y Escalera pedorra, de Marcela
-Emilia y su miedo, de Mariana

¡Nos vemos!

Encuentros de mayo (grupo de los lunes)

Punteo muy rápida y tardíamente los encuentros de este mes:

Encuentro del 8 de mayo.

Comenzamos hablando de las circunstancias fortuitas que están atrasando la publicación de nuestro anisado libro del taller.
Luego seguimos con el análisis de los cuentos que escribieron los talleristas a partir de la lectura de Gusman, en los que se destaca la fragmentación, lo escatológico, el intertexto y hasta la agramaticalidad de algunos fragmentos. Creo que en este grupo habrá un antes y un después en sus escrituras:
Comenzamos con El vaso, de Nélida, en el que disfrutamos la intertextualidad hasta con el rock nacional, el lunfardo, la fragmentación, lo escatologico y algunos indicios de una violación o incesto, un texto bien gusmaniano que sorprendió, en principio, a su autora, la que confesó sentirse liberada en este tipo de escritura.
Seguimos con el texto de Valentín que hizo reír mucho a sus compañeras por el lenguaje soez con el que las sorprendió y en el que se destaca lo metalingúistico y el foco que hizo en el lector que lee a Gusman. También manifestó sentirse muy liberado al escribirlo.
Luego le llegó el turno a Momo y Frasco en el que Inés pudo aunar dos temáticas que la angustiaban: lo artaudiano y lo gusmaniano, Aquí, al igual que en sus pinturas, logra transformar en arte sus fantasmas. "Me los quise sacar de encima", confesó.
Hicimos una breve pausa y continuamos con Tetas rojas, un texto sumamente fragmentario en el que notamos todos los elementos del autor de El frasquito, impregnado de desvíos sexuales y con la idéntica preocupación de quién es el hermano del protagonista. "Fue liberador", exclamó también su autora cuando tuvo la palabra.
Concluimos esta intensa velada con el cuento La cancha, de Miriam, en la que trabajó los diferentes narradores y el tópico de la marginalidad y la violencia. Reconoció que le da felicidad poder liberarse de pruritos a la hora de escribir.

Encuentro del 15 de mayo

Se incorporó al grupo Leticia, a la que le dimos nuestra cordial bienvenida y realizamos las correspondientes presentaciones.
Luego analizamos No, de Silvia, con el que conmocionó a sus compañeros y que vieron como un canto a la libertad. Seguimos con Calle, de Miriam, en el que sigue apostando a lo fragmentario y la confusión de narradores. Parece que continua con la impronta gusmaniana. Vimos en Brevarios 5, de Valentín, la apología de un ateo y terminamos con otro texto de Nélida: Pañuelos. En él vimos cómo un objeto puede resignificar toda una historia y un vínculo y en el que también advirtieron un lenguaje diferente, nuevo en su autora.

Encuentro del 22 

Vimos La gaviota, de Chejov y lo contaré en un post aparte.

Encuentro del 29 de mayo

Leímos Insomio, de Miriam, en el que se destacó con las descripciones del paisaje y del proceso del insomio de manera poética.
Seguimos con Insomio de Inés, ya que ambas se autoasignaron la consigna de escribir a partir de un insomio sufrido en la realidad; aquí sus compañeros notaron los elementos "inesianos" que la caracterizan.
Continuamos con el primer texto que Leticia trae al taller, El adiós, con el que sedujo a sus compañeros y, como tales, ya empezaron con demandas de lector: que continúe la historia, que intercale diálogos, etc.
Terminamos con Febril en el que aún pudimos ver un resto de Gusmán, un olor a tango y algo diferenciador.


viernes, 12 de mayo de 2017

Encuentros de mayo (grupo de los jueves)

Encuentro del 4

Adelantamos nuestro encuentro de mañana por mi participación en la Feria del libro y tuvimos las ausencias de Marcela y Elena, que luego nos comentó que por el momento lamentablemente no podrá seguir en el taller. Esperamos que pronto pueda reintegrarse.
Comenzamos con el cuento de Gretel, Narciso en el espejo, en el que valoramos la certeza del título y la secuencia narrativa construida, sin embargo le propusimos una poda del 50% del texto, principalmente en el inicio de la historia por redundar en demasiados detalles. Veremos si acepta este desafío.
Seguimos con Las torres, de Beto, con el que conmovió a Mariana porque lo leyó asociándolo a los vuelos de la muerte de la última dictadura, otros lo relacionamos con las torres gemelas y su destrucción. Bienvenidos los textos que permiten estas polisemias.
Finalizamos con Hoy caminé, de Mirta, texto con el que sorprendió a sus compañeros por la visión poética de un hecho cotidiano, le sugerimos que no adelante al comienzo la frase con la que cierra el texto y que valida esa mirada poética de lo vivido.

Encuentro del 11

Con el equipo completo comenzamos con una devolución rápida de las presentaciones que pronto pondremos en el blog, en la que todos a su manera, se presentaron vinculados a la lectura, los libros y la escritura.
Seguimos con La escalera pedorra, un microcuento de Beto con el que se adelantó a nuestro trabajo con los cuentos hiperbreves que trataremos en breve. Logró un cuento cerrado con tal solo 8 palabras y en el que ubicó muy bien (y así se lo valoré por primera vez para su algarabía) sus queridos puntos suspensivos. Gracias a ellos, logró múltiples interpretaciones.
Continuamos con los dos poemas pendientes de Mariana en los que notaron lo autobiográfico, aunque debí aclarar que siempre en la poesía se filtra más que en la narrativa la voz subjetiva del poeta en el yo lírico. En estos poemas notamos también la escisión de ese yo  lírico, reforzada por la construcción y el buen ritmo intensificado por las anáforas y paralelismos.
Finalmente pudimos analizar la carta a la compañera Escarlata, el primer texto literario que escribe Marcela y en el que descubrimos un cuidado uso del lenguaje, con presencia de imágenes visuales y metáforas que lo enriquecen, por esto le auguramos un feliz desempeño en la escritura.

Para el próximo encuentro leeremos:

-Eri 1, de Mirta
-Ejercicio remedando a Cortázar, de Beto
-Criatura, de Gretel
-La dialéctica del silencio, de Mariana
-Retrospectiva, de Marcela

Encuentro del 18

Con unos días de atraso puedo concluir este post, con fragmentos que me hacen el favor de venir a mi memoria. Recuerdo que fue un encuentro intenso en el que nos dedicamos con mucha atención a tres textos de los talleristas.
Comenzamos con Criatura, de Gretel, en el que sus compañeros notaron trazas que la definen como escritora, sin embargo a continuación le reclaman que sea menos perfecta y pegue más en el corazón. Una decisión que la autora deberá enfrentar. Yo mientras tanto recuerdo la frase aquella que dice que "uno es el escritor que puede ser, no el que quiere ser". Rescato en este oscuro cuento las reminiscencias kafkianas y cierto toque de Poe que enriquecen un texto muy logrado.
Continuamos con Eri, de Mrta. Un cuento que podríamos encuadrar en la ciencia ficción pero también podríamos leer desde lo simbólico o metafísico, en el que la búsqueda de la identidad no es una cuestión menor. Advertimos también cierta anticipación al comienzo del relato..
Terminamos con La dialéctica del silencio, de Mariana, sobre el que la autora confesó luego que le dio mucho trabajo escribirlo ciñéndose a una estructura. Sus compañeros estaban seducidos por la belleza del texto y notaron que, aunque repite tópicos que le son muy propios, siempre encuentra distintas maneras de hablar de ellos. Borges decía que uno escribe siempre sobre lo mismo. Y algo de eso hay. Todos los que concurrimos a talleres literarios lo sabemos.
Nos volvemos a encontrar en quince días porque el próximo jueves es el feriado por el Día de la Patria. En ese encuentro nos dedicaremos a los textos breves, la minificción o como deseen llamarlos a esos textos, liderados por el genial Augusto Monterroso.
¡Nos vemos!

jueves, 11 de mayo de 2017

Cortázar y sus cuentos fantásticos (grupo de los jueves)

El encuentro de hoy, 27 de abril, estuvo dedicado a analizar dos maravillosos cuentos del maestro Julio Cortázar, Axolotl y Continuidad de los parques.

Es la primera vez que este grupo se encuentra frente al desafío de analizar un autor consagrado y sin embargo entraron en tema rápidamente. Precisamente, se dedicaron en primera a instancia a lo temático de Axolotl: la metamorfosis del narrador, lo esotérico (en una lectura original que presentó Marcela con el análisis de ciertos símbolos como la primavera, lo rosa, lo dorado), marcaron la obsesión y empatía del protagonista y la relacionaron con la soledad del azteca, nos detuvimos en la descripción del personaje, los procesos de identificación por los que va pasando. Algunos se permitieron decir que no se sintieron conmovidos por el relato, Habría que preguntarse si el relato está buscando ese tipo de conmoción o si apuesta a otra cosa. Todos coincidieron en la vuelta de tuerca del final, ya característica de este autor.
Lo mismo sucedió con el análisis del segundo cuento de Cortázar en el que prestamos atención a la descripción de los personajes y las comparamos con las realizadas en el cuento anterior y fuimos remarcando los momentos en el que se muestra cómo el narrador se va introduciendo en el mundo de la ficción que lee y en el lugar que esa operación va dejando al lector, a nosotros. Marcamos el marco espacio temporal y como actúan los robles como portal de paso de un mundo ficcional al otro. Coincidimos finalmente con los críticos que dicen que es un cuento acerca de la lectura y nos reímos de los peligros de leer mal.
Cafecito y consigna (a elección):
-Elaborar un texto narrativo en el que, a la manera de Cortázar, se presente un estado inicial de algo que ya pasó (si es una transformación mejor) y luego se cuente hacia atrás esa historia hasta llegar, en el final del relato, a ese estado actual (este proceso se denomina analepsis o flashbacks).
-Escribir un cuento en el que un animal extraño sea el protagonista o motor de la historia.
-Escribir la historia de una obsesión, sea de la índole que sea.

Para la próxima tenemos los textos de Beto, Gretel, Mariana, Mirta y Elena. ¡Nos vemos!

lunes, 24 de abril de 2017

Encuentros de abril (grupo de los jueves)

Fue movidito nuestro segundo encuentro de taller. Comenzamos con una nueva presentación rápida porque vino Mirta a incorporarse al grupo y enseguida nos metimos de lleno en el análisis de los textos que teníamos para hoy.
Empezamos con Lejos del abrazo, de Elena, en el que los compañeros destacaron la fuerza del contenido, vinculado a la nostalgia, la soledad, la melancolía. Notamos que el texto parece no decidirse entre lo poético o prosaico, aún no encuentra su forma definitiva y la invitamos a que juegue con las dos variables para ver qué traje le queda mejor.
Seguimos con el texto de Beto, en el que la pregunta -y título- ¿Cuál fue su gran amor? funciona como un leiv motiv y va estructurando el relato. Un texto complejo construido en dos planos que se concatenan al final y en los que cada uno mantiene su identidad y registros propios.
Continuamos con el poema de Mariana que despertó, afortunadamente, un abanico de interpretaciones posibles y en el que destacamos el uso de recursos como los paralelismos y la paranomasia. 
Hicimos una breve pausa para el café, aunque ya se habían organizado previamente para el mate y finalizamos con el análisis de Barrera, el cuento de Gretel, en el que destacamos su buena hechura narrativa y la riqueza de sus descripciones, pero que luego nos llevó a un debate acerca de la ideología que muestra este y todos los textos y nos preguntamos hasta dónde transformamos en motivo de análisis esta cuestión.
Para seguir pensando esto, les dejo el link a una nota en la que se postula algo similar a lo que dijo Gretel y que generalizando es mas o menos así: el escritor se permite dejar su ideología de lado por un rato cuando escribe y juega con la ideología de sus personajes, porque a la literatura le gusta escapar a todos los corsets, incluso al ideológico.
Link a la nota


Para la próxima analizaremos los cuentos de Cortázar: Continuidad de los parques y Axolotl

miércoles, 19 de abril de 2017

Luis Gusmán y un mazazo en la cabeza (grupo de los lunes)


"Fue un mazazo en la cabeza" es la frase que quedó pendiendo en el aire después de analizar este lunes en el taller "El frasquito", de Luis Gusmán.

Alegría inmensa que tengo de haber podido darle a mis talleristas este texto, luego de un largo y sostenido camino durante estos cinco años de trabajo. Pero vayamos por parte, desfragmentémonos, para estar en clima.
El temor (y la amenaza velada general) era que todos estuvieran callados. Sin embargo, y sin darse cuenta, los protagonistas comenzaron hablando todos a la vez, antes de la hora de largada, inclusive. Gusmán los convocaba y apuraran comentarios e impresiones iniciales.
Nélida se encarga de darle contextualización a esta obra que salió publicada por primera vez en el 73 y que fue prohibida por la dictadura unos poquitos años después, marca el costado contestatario y provocador del autor, lo que me sirve para adelantar su pertenencia a Literal y lo que significó esa revista de vanguardia en la que también estaban Lamborghini y otros. Habla de la violencia familiar y social que expone, de la marginalidad de todos sus personajes.
Miriam se preocupa por tratar de establecer narradores, tarea nada fácil en este caso. Recordamos a Piglia que dice que hay tres: el mellizo, el muerto y el investigador y que después se fusionan en uno.
Inés manifiesta lo fragmentado de este texto y el escozor que le produce su vocabulario a punto tal de no poder soportar la lectura. "Diarrea mental", dice sin embargo consustanciada con la obra.
Silvia va provocando mientras tanto (parece que todo grupo tiene su Gusman) y piensa en voz alta por qué les habré dado yo semejante autor, propone escribir todo fragmentado como él y listo (¡y cuánto se acerca con esa frase a la consigna que tendrán al final!).
Valentín irrumpe con una broma acerca del frasquito y su contenido para ir distendiendo más el ambiente Y Laura se mete con el jadeo del texto, "Te corta todo el tiempo", dice y marca la falta del hilo secuencial, se pregunta si el mellizo está vivo, trata de analizar la función de los Pepes, busca puertas para entrar a este texto que leyó con obstinación a pesar del rechazo que se le tornó insoslayable a partir de la cuarta página.
Silvia toma la palabra para contar por todas las peripecias que también pasó con la lectura de este ¿cuento?, ¿novela?. Cuando se vio obligada a renunciar al argumento, empezó a comprender que había allí otra lógica. Y se enojó. Con Gusmán, con su inmerecido éxito, conmigo por mi "error" en dárselos a leer hasta que, lentamente, fue cambiando de parecer. Se ubicó en la época, rescató lo psicoanalítico, se peleó con lo elitista y me dio pie para contarles acerca de la crítica de Giordano a todo el proyecto vanguardista de Literal y a la interpretación psicoanalista y marxista de Piglia.
Laura sentenció. "No te olvidás más de esto" y marca la violencia el en lenguaje, lo onírico, lo edípico.
Y todas las voces se fueron superponiendo: las influencias de Gusman, el estar partido por la mitad y la idea del doble, tan borgeana y que será la tesis de Claudio Zeiger, lo escatológico, lo snob, los rechazos y obstinaciones  frente a la lectura, las identificaciones, hasta que Silvia tiró la frase que me gratificó como coordinadora y que debería contestar su pregunta inicial de por qué leemos a Gusmán en el taller:
"Esto existía, esto te jode, te toca el narcisismo y entonces uno se pregunta: ¿Nosotros qué escribimos?
Si fuera una sesión de psicoanálisis, la hubiera cerrado en ese instante y que el paciente se fuera a casa con esa pregunta: ¿Nosotros qué escribimos?
Pero el taller siguió. Les hice un puenteo rápido por los textos que linkeo a continuación:
-El frasquito de Luis Gusmán. Perspectivas de atextualidad, de Gisela García 
-Los prólogos de Chitarroni (la eterna juventud) y de Zeiger (Márgenes)
-Literal y El frasquito, las contradicciones de la vanguardia, de Alberto Giordano

Y paramos para un merecido cafecito. Luego de la pausa, la consigna que dio unos frutos de lo más inesperados. Veremos qué sucede con las reescrituras en casa. Ojalá se animen a mantener esos no textos esbozados aquí.
Consigna:
Escribir una narración tomando algunos (o todos) los elementos usados por Gusmán en El frasquito:
-Mezcla de registros
-Puntuación y sintaxis violentada
-Inclusión de letras de tangos, diálogos de películas, frases del imaginario religioso popular mezcladas con el universo letrado.
-Ausencia o confusión de narradores, uso arbitrario de los discursos libres
-Alucinaciones, delirios, fantasías, recueros y lo onírico mezclados, confundidos.
-No linealidad: escritura fragmentaria
-No distinción del tiempo y del espacio
-Universo referido: violencia, marginalidad, castración, sexualidad, perversiones, lo soez, la paternidad, etc.

Para la próxima
-Sosiego, de Miriam
-Encuentro en la ducha de Matías
-La bolsita de Inés
-Brevarios 2, de Valentin
-La islal de Nelida
-No, de Silvia

Y que cada uno de nosotros pueda preguntarse: ¿qué escribo?

miércoles, 12 de abril de 2017

Encuentros de abril (grupo de los lunes)

Así fue nuestro segundo encuentro del año

A pesar del día destemplado los talleristas estuvieron firmes junto al cañón. Solo faltaron Matìas que se enfermò y Miriam que ya había avisado que tenia un compromiso.
Nos pusimos en seguida las barbas en remojo y comenzamos con el texto autobiográfico de Inès en el que se destacò el lirismo y los rasgos de personalidad que expone. Este texto suscitò una devolución en poema de parte de Silvia y otra escrita de parte de Valentín, ambos textos fueron regalados a su autora que sabe, por lo visto, conmocionar a sus compañeros.
Seguimos con el poema de Silvia en el que un yo lírico muy cercano a la autora le (y se) devela el amor a Federico García Lorca.
Hicimos una pausa para el café, comimos algo rico y continuamos con un poema de Valentìn en el que nos sorprendió con una escritura casual de versos octosílabos de rima libre. Silvia le hizo su devolución al ritmo del 2x4 y asì lo cantó.
Una velada original, con música improvisada, regalos y dedicatorias.
Antes de terminar les pasè un video de una entrevista a Gusmàn en la que habla de El frasquito, para ir venciendo las resistencias que tienen a este texto que analizaremos la semana que viene.


¡Buen fin de semana largo para todos!

Encuentro del 17 de abril

Intuyo que es y fue el encuentro más intenso del año, va (ver) en post aparte.

Encuentro del 24 de abril

Con un poco de atraso y rapidito, cuento que en este encuentro leímos el texto inaugural de Matías, Encuentro en la ducha, con el que sorprendió a sus compañeros por la temática erótica, destacamos el buen ritmo y la intensidad, aunque le marcamos que el texto pide una definición acerca de su formato. A mí me gustó vincularlo, por ser un primer texto, con el onanismo del escritor, así que le auguro un buen desempeño en esta actividad.
Seguimos con Sosiego, en el que Miriam nos engañó con el título y nos sedujo con el contrapunto entre los dos planos narrativos con los que construyó esta historia, que al decir de Inés, abre una paleta más oscura en su producción.
Luego nos desestabilizó Valentín con su Brevarios 2, ya que desconocíamos que cuenta con otros Brevarios que pronto traerá al taller.
Luego llegó el turno de La bolsita, de Inés en el que destacamos, entre otras cosas, la fusión entre el narrador y su objeto querido y que fue leído como angustioso, demolador y lírico.
Finalizamos con La isla, de Nélida, un relato que nos recordó los cuentos de Italo Calvino, Los amores difíciles, en los que la descripción del lugar (bastante extrañada, por cierto) disimula el drama que subyace.

Para el próximo encuentro nos esperan los textos de Valentín, Silvia, Inés, Miraim y Nélida que se animaron a la consigna post-frasquito. Será un encuentro movilizador, tenemos quince días para prepararnos gracias al feriado del próximo lunes.
 ¡Nos vemos!

domingo, 9 de abril de 2017

Inicio del GRUPO DE LECTURA

¡Y acá también, laaaaargamos y por primera vez en El escribiente!
Como coordinadora del taller me siento muy feliz de inaugurar este año el Taller de Lectura. Ayer comenzamos esta aventura con: Graciela, Cristina, Miriam, Nélida, Valentín, Mirta, Liliana, Inés, Rosana, Giselle,  Alicia y Carolina. Faltaron Laura y Stella Maris que se sumarán en nuestro próximo encuentro.
Comenzamos con las presentaciones en las que se destacó el deseo de sostener las lecturas propuestas, ayudados por el acompañamiento del grupo y la disciplina de ajustarse al cronograma de lecturas, también el amor que sentimos por determinados escritores y la curiosidad por saber más de ellos y de sus obras.
Luego presenté, de manera general, nuestro programa que girará en torno a las Escrituras del YO y les mostré este video para acercarnos a nuestros autores:


Continuamos con nuestro cronograma de lecturas y vimos las posibles ediciones de los libros que leeremos.
Hicimos una breve pausa para el café y nos abocamos luego al análisis de "La muerte del autor", de Barthes y a la lectura de pequeños fragmentos literarios relacionados con la problemática que presenta el crítico francés y que será el eje de nuestro programa este año.
Lentamente las voces de los talleristas empezaron a emerger y empezamos a problematizar estas prometedoras Escrituras del YO.

El 22 de abril leeremos Artaud el Momo.

¡Bienvenidos a todos y hasta nuestro próximo encuentro!


Por una cuestión de visualización, los post de los encuentros del 
GRUPO DE LECTURA los pondré en una nueva pestaña. ¡Allá nos vemos!

viernes, 7 de abril de 2017

Iniciamos el taller de escritura de los jueves

¡¡Aquí también laaaaargamos!!
Ni el paro general hizo que nuestro primer encuentro se suspendiera y un minuto antes de las seis de la tarde, horario de inicio, ya estaban todos los talleristas sentados a la mesa. La única que faltó, pero con aviso, fue Mirta a la que conoceremos el próximo jueves 20 (ya que el jueves que viene no tendremos taller por ser Semana Santa)
Comenzamos con la ronda de presentaciones en la que coincidió el deseo por adquirir nuevas herramientas para la escritura.
Luego seguimos con la presentación del programa de lecturas:

ABRIL:          Continuidad de los parques y Axolotl, de Julio Cortàzar

MAYO:          El dinosaurio y otros cuentos, de Augusto Monterroso

JUNIO:           Poemas (selección), de Pessoa

AGOSTO:      Bartebly, el escribiente, de Herman Melville

SEPT.:            Poemas (selección), de Alejandra Pizarnik

OCTUBRE:    Sujeto compuesto, de Laura Massolo

Continuamos con la confección grupal de un dibujo, adaptación de técnicas surrealistas, para reflexionar acerca de qué significa participar activamente en un taller de escritura. Y de esta actividad surgió: La escalera pedorra (que será una especie de amuleto de este irreverente grupo).



Queda como consigna secundaria: Escribir un texto a partir de la imagen construida, del título o del proceso de construcción.

Continuamos con la exposición de los objetos personales traídos y la descripción de por qué resultaban significativos para sus dueños. Hecho que se aprovechó para poner en duda el significado de la palabra significativo (¡bien por estos talleristas que ya comienzan a manipular sus objetos principales de trabajo: las palabras!)

Consignas (eligen una para comenzar en el taller, las otras quedan como optativas para otro momento)
a)      Elaborar un texto narrativo en tercera persona en el que el objeto (propio o de un compañero) sea central para el desarrollo del conflicto.
b)      Escribir una carta al objeto elegido.
c)      Inventar un poema en el que el yo lírico (la voz que asume el yo en el poema, la voz que habla) sea el objeto elegido.
Luego de la producción, nos tomamos un cafecito rápido e hicimos unas veloces devoluciones a los compañeros para ayudar al acabado final de los textos en el hogar.
Quedó pendiente la tarea (esto sí es tarea porque irá a la presentación de cada tallerista en nuestro blog junto con una fotografía de plano corto del rostro) de confeccionar la propia biografía o autorretrato. Para ello les dejo videos y textos de Pablo Neruda y su autorretrato y la autobiografía de Rodolfo Walsh (los comentaremos al iniciar nuestro próximo encuentro).





Para la próxima analizaremos:
-Lejos del abrazo, de Elena
-Cual fue su gran amor, de Beto
-Barrera, de Gretel
-Acechaba el ocaso, de Mariana

¡Como buena sibila, auguro un muy fructífero año de trabajo!
¡Bienvenidos y hasta el jueves 20!

martes, 4 de abril de 2017

Iniciamos el taller de escritura de los lunes.

¡Laaargamos!!!
Después de los nervios por el armado de nuestro libro, que nos llevó parte de febrero, marzo y aún sigue en proceso, comenzamos oficialmente con nuestros encuentros de escritura de los lunes.
Felices por retomar nuestras actividades, les dimos la bienvenida a dos nuevos integrantes de la trouppe: Giselle y Matías.

Comenzamos con las presentaciones de cada talleristas y luego con la presentación del programa de lecturas de este año:

ABRIL: El frasquito, de Luis Guzmán
MAYO: La gaviota, de Chejov
JUNIO: Poesías (selección), de Fernando Pessoa
AGOSTO: El farmer, de Andrés Rivera
SEPTIEMBRE: La ley tu ley, de Juana Bignozzi

OCTUBRE: Sujeto compuesto (selección), de Laura Massolo
También serán proyectos para este año, además de la presentación de nuestro libro en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires y en otros eventos, la asistencia grupal a alguna función de teatro vinculada con el programa. Y contaremos, además, con la visita de la talentosa escritora y editora Laura Massolo, que conversará con nosotros en el taller en el mes de octubre.


Luego comenzamos a trabajar con nuestra primera consigna:

a) Cada tallerista explica por qué la prenda traída resulta significativa, cuál es su historia, etc.
b) A partir de lo escuchado, se debe escribir un texto narrativo, pero en tercera persona y en el que aparezca una de las prendas, puede ser la propia o la traída por un compañero.
Fruto de esta consigna, empezaron a salir textos interesantes que partieron de diferentes operaciones de escritura: algunos se aferraron a la prenda traída y elaboraron el texto con el distanciamiento que les permitió el uso de la tercera persona, otros ficcionalizaron una historia a partir del relato de sus compañeros, otros fusionaron las emociones de tres compañeros y sus respectivas historias/prendas. Originales todos, veremos luego de las indicaciones preliminares, cómo siguen estos textos en sus hogares.
Atención: Una variante de la consigna (y que queda para los que gusten realizarla en sus hogares), es escribir un poema en 2da persona, en el que la apelada es la prenda o una carta dirigida a ese objeto o a una persona a la que se le habla de esa vestimenta.

Cafecito, fotos para el libro y luego analizamos textos de Valentín que habían quedado pendientes del año anterior.
Un encuentro movidito, un poco desordenado por la presencia de nuestro querido fotógrafo, Ezequiel Pignataro, que quería captarnos con su cámara en plena acción.

Para la próxima nos aguardan muchos textos:
-Diciendo, de Inés
-Encuentro en la ducha, de Matias
-Sosiego, de Miriam
-¡Mi Federico!, de Silvia
-Carnaval, de Valentín

¡Bienvenidos a todos a un fructífero año de trabajo compartido!