lunes, 24 de abril de 2017

Antonin Artaud y la lucidez de su genialidad (grupo de lectura)

Este sábado pasado tuvimos nuestro segundo encuentro del Taller de Lectura: Escrituras del yo.
Un encuentro muy especial porque se lo dedicamos a Antonin Artaud y a su último poemario:
Artaud el Momo.
Durante la semana, por los comentario recibidos, sabemos que fue muy resistido, sin embargo el sábado Artaud brilló y conmovió a todos.
Los talleristas contaron sus arduos procesos de lectura de este texto tan complejo y cómo debieron vencer resistencias y acomodarse a él, pero la gran mayoría salió airosa y otras, como Rosana, enamoradísma de este autor. Graciela, por su parte, realizó un interesante trabajo textual de rescatar -y nos leyó- todos los versos que hablan de la gran lucidez de este poeta al momento de cuestionar a la sociedad toda y a la medicina en particular. Contrapusimos ese análisis con su Carta a los directores de asilos de locos (de Carta a los poderes, 1925), en la que con una retórica argumentativa perfecta expone la misma crítica.
También leímos un par de cartas que en su juventud le escribió a Gènica, en la que vemos un Artaud enamorado, celoso, como cualquier joven de esa edad.
El resto de los talleristas rescataron el enojo, la frustración de sus versos, la crítca, la provocación y parecen manifestar que ya no seràn los mismos luego de esta lectura (artaud se sentirài complacido de escucharlos). Mirta se quedó con la tristeza que le produjo el texto. Stella lo relacionó con la actualidad.
Fue un encuentro intenso, todos querían hablar, terminamos con la lectura de algunos versos por parte de Valentín.
Hicimos una pausa y nos dispusimos a ver algunos fragmentos de la película En compagnie d`Antonin Artaud, de Mordillat. Y me parece que, como dijo Guide luego de una performance de lecturas de Artaud de sus poemas, se fueron todos un poco traumatizados, conmovidos: Artaud se llevó nuestras ganas de reír.



Fueron muy valientes los talleristas en enfrentar este duro texto, nuestro próximo encuentro será mucho más placentero. Tal vez porque en la vida hay iun poco de cal y otro de arena.
Les recuerdo, principalmente a los que faltaron, que alteramos el cronograma de lecturas ya que tendremos tras semanas intermedias hasta nuestro próximo encuentro del 13 de mayo. Por este motivo aprovecharemos para analizar la novela de Puig: Boquitas pintadas.
Como me olvidé de recibirlos con música de Spinetta, del álbum que le dedicó al poeta francés, se los dejo aquí para que lo disfruten.
Hasta nuestro próximo encuentro

Encuentro del 20 (grupo de los jueves)

Fue movidito nuestro segundo encuentro de taller. Comenzamos con una nueva presentación rápida porque vino Mirta a incorporarse al grupo y enseguida nos metimos de lleno en el análisis de los textos que teníamos para hoy.
Empezamos con Lejos del abrazo, de Elena, en el que los compañeros destacaron la fuerza del contenido, vinculado a la nostalgia, la soledad, la melancolía. Notamos que el texto parece no decidirse entre lo poético o prosaico, aún no encuentra su forma definitiva y la invitamos a que juegue con las dos variables para ver qué traje le queda mejor.
Seguimos con el texto de Beto, en el que la pregunta -y título- ¿Cuál fue su gran amor? funciona como un leiv motiv y va estructurando el relato. Un texto complejo construido en dos planos que se concatenan al final y en los que cada uno mantiene su identidad y registros propios.
Continuamos con el poema de Mariana que despertó, afortunadamente, un abanico de interpretaciones posibles y en el que destacamos el uso de recursos como los paralelismos y la paranomasia. 
Hicimos una breve pausa para el café, aunque ya se habían organizado previamente para el mate y finalizamos con el análisis de Barrera, el cuento de Gretel, en el que destacamos su buena hechura narrativa y la riqueza de sus descripciones, pero que luego nos llevó a un debate acerca de la ideología que muestra este y todos los textos y nos preguntamos hasta dónde transformamos en motivo de análisis esta cuestión.
Para seguir pensando esto, les dejo el link a una nota en la que se postula algo similar a lo que dijo Gretel y que generalizando es mas o menos así: el escritor se permite dejar su ideología de lado por un rato cuando escribe y juega con la ideología de sus personajes, porque a la literatura le gusta escapar a todos los corsets, incluso al ideológico.
Link a la nota


Para la próxima analizaremos los cuentos de Cortázar: Continuidad de los parques y Axolotl

miércoles, 19 de abril de 2017

Luis Gusmán y un mazazo en la cabeza (grupo de los lunes)


"Fue un mazazo en la cabeza" es la frase que quedó pendiendo en el aire después de analizar este lunes en el taller "El frasquito", de Luis Gusmán.

Alegría inmensa que tengo de haber podido darle a mis talleristas este texto, luego de un largo y sostenido camino durante estos cinco años de trabajo. Pero vayamos por parte, desfragmentémonos, para estar en clima.
El temor (y la amenaza velada general) era que todos estuvieran callados. Sin embargo, y sin darse cuenta, los protagonistas comenzaron hablando todos a la vez, antes de la hora de largada, inclusive. Gusmán los convocaba y apuraran comentarios e impresiones iniciales.
Nélida se encarga de darle contextualización a esta obra que salió publicada por primera vez en el 73 y que fue prohibida por la dictadura unos poquitos años después, marca el costado contestatario y provocador del autor, lo que me sirve para adelantar su pertenencia a Literal y lo que significó esa revista de vanguardia en la que también estaban Lamborghini y otros. Habla de la violencia familiar y social que expone, de la marginalidad de todos sus personajes.
Miriam se preocupa por tratar de establecer narradores, tarea nada fácil en este caso. Recordamos a Piglia que dice que hay tres: el mellizo, el muerto y el investigador y que después se fusionan en uno.
Inés manifiesta lo fragmentado de este texto y el escozor que le produce su vocabulario a punto tal de no poder soportar la lectura. "Diarrea mental", dice sin embargo consustanciada con la obra.
Silvia va provocando mientras tanto (parece que todo grupo tiene su Gusman) y piensa en voz alta por qué les habré dado yo semejante autor, propone escribir todo fragmentado como él y listo (¡y cuánto se acerca con esa frase a la consigna que tendrán al final!).
Valentín irrumpe con una broma acerca del frasquito y su contenido para ir distendiendo más el ambiente Y Laura se mete con el jadeo del texto, "Te corta todo el tiempo", dice y marca la falta del hilo secuencial, se pregunta si el mellizo está vivo, trata de analizar la función de los Pepes, busca puertas para entrar a este texto que leyó con obstinación a pesar del rechazo que se le tornó insoslayable a partir de la cuarta página.
Silvia toma la palabra para contar por todas las peripecias que también pasó con la lectura de este ¿cuento?, ¿novela?. Cuando se vio obligada a renunciar al argumento, empezó a comprender que había allí otra lógica. Y se enojó. Con Gusmán, con su inmerecido éxito, conmigo por mi "error" en dárselos a leer hasta que, lentamente, fue cambiando de parecer. Se ubicó en la época, rescató lo psicoanalítico, se peleó con lo elitista y me dio pie para contarles acerca de la crítica de Giordano a todo el proyecto vanguardista de Literal y a la interpretación psicoanalista y marxista de Piglia.
Laura sentenció. "No te olvidás más de esto" y marca la violencia el en lenguaje, lo onírico, lo edípico.
Y todas las voces se fueron superponiendo: las influencias de Gusman, el estar partido por la mitad y la idea del doble, tan borgeana y que será la tesis de Claudio Zeiger, lo escatológico, lo snob, los rechazos y obstinaciones  frente a la lectura, las identificaciones, hasta que Silvia tiró la frase que me gratificó como coordinadora y que debería contestar su pregunta inicial de por qué leemos a Gusmán en el taller:
"Esto existía, esto te jode, te toca el narcisismo y entonces uno se pregunta: ¿Nosotros qué escribimos?
Si fuera una sesión de psicoanálisis, la hubiera cerrado en ese instante y que el paciente se fuera a casa con esa pregunta: ¿Nosotros qué escribimos?
Pero el taller siguió. Les hice un puenteo rápido por los textos que linkeo a continuación:
-El frasquito de Luis Gusmán. Perspectivas de atextualidad, de Gisela García 
-Los prólogos de Chitarroni (la eterna juventud) y de Zeiger (Márgenes)
-Literal y El frasquito, las contradicciones de la vanguardia, de Alberto Giordano

Y paramos para un merecido cafecito. Luego de la pausa, la consigna que dio unos frutos de lo más inesperados. Veremos qué sucede con las reescrituras en casa. Ojalá se animen a mantener esos no textos esbozados aquí.
Consigna:
Escribir una narración tomando algunos (o todos) los elementos usados por Gusmán en El frasquito:
-Mezcla de registros
-Puntuación y sintaxis violentada
-Inclusión de letras de tangos, diálogos de películas, frases del imaginario religioso popular mezcladas con el universo letrado.
-Ausencia o confusión de narradores, uso arbitrario de los discursos libres
-Alucinaciones, delirios, fantasías, recueros y lo onírico mezclados, confundidos.
-No linealidad: escritura fragmentaria
-No distinción del tiempo y del espacio
-Universo referido: violencia, marginalidad, castración, sexualidad, perversiones, lo soez, la paternidad, etc.

Para la próxima
-Sosiego, de Miriam
-Encuentro en la ducha de Matías
-La bolsita de Inés
-Brevarios 2, de Valentin
-La islal de Nelida
-No, de Silvia

Y que cada uno de nosotros pueda preguntarse: ¿qué escribo?

miércoles, 12 de abril de 2017

Grupo de los lunes: Segundo encuentro

A pesar del día destemplado los talleristas estuvieron firmes junto al cañón. Solo faltaron Matìas que se enfermò y Miriam que ya había avisado que tenia un compromiso.
Nos pusimos en seguida las barbas en remojo y comenzamos con el texto autobiográfico de Inès en el que se destacò el lirismo y los rasgos de personalidad que expone. Este texto suscitò una devolución en poema de parte de Silvia y otra escrita de parte de Valentín, ambos textos fueron regalados a su autora que sabe, por lo visto, conmocionar a sus compañeros.
Seguimos con el poema de Silvia en el que un yo lírico muy cercano a la autora le (y se) devela el amor a Federico García Lorca.
Hicimos una pausa para el café, comimos algo rico y continuamos con un poema de Valentìn en el que nos sorprendió con una escritura casual de versos octosílabos de rima libre. Silvia le hizo su devolución al ritmo del 2x4 y asì lo cantó.
Una velada original, con música improvisada, regalos y dedicatorias.
Antes de terminar les pasè un video de una entrevista a Gusmàn en la que habla de El frasquito, para ir venciendo las resistencias que tienen a este texto que analizaremos la semana que viene.

¡Buen fin de semana largo para todos!

domingo, 9 de abril de 2017

Inicio del GRUPO DE LECTURA

¡Y acá también, laaaaargamos y por primera vez en El escribiente!
Como coordinadora del taller me siento muy feliz de inaugurar este año el Taller de Lectura. Ayer comenzamos esta aventura con: Graciela, Cristina, Miriam, Nélida, Valentín, Mirta, Liliana, Inés, Rosana, Giselle,  Alicia y Carolina. Faltaron Laura y Stella Maris que se sumarán en nuestro próximo encuentro.
Comenzamos con las presentaciones en las que se destacó el deseo de sostener las lecturas propuestas, ayudados por el acompañamiento del grupo y la disciplina de ajustarse al cronograma de lecturas, también el amor que sentimos por determinados escritores y la curiosidad por saber más de ellos y de sus obras.
Luego presenté, de manera general, nuestro programa que girará en torno a las Escrituras del YO y les mostré este video para acercarnos a nuestros autores:


Continuamos con nuestro cronograma de lecturas y vimos las posibles ediciones de los libros que leeremos.
Hicimos una breve pausa para el café y nos abocamos luego al análisis de "La muerte del autor", de Barthes y a la lectura de pequeños fragmentos literarios relacionados con la problemática que presenta el crítico francés y que será el eje de nuestro programa este año.
Lentamente las voces de los talleristas empezaron a emerger y empezamos a problematizar estas prometedoras Escrituras del YO.

El 22 de abril leeremos Artaud el Momo.

¡Bienvenidos a todos y hasta nuestro próximo encuentro!

viernes, 7 de abril de 2017

Iniciamos el taller de escritura de los jueves

¡¡Aquí también laaaaargamos!!
Ni el paro general hizo que nuestro primer encuentro se suspendiera y un minuto antes de las seis de la tarde, horario de inicio, ya estaban todos los talleristas sentados a la mesa. La única que faltó, pero con aviso, fue Mirta a la que conoceremos el próximo jueves 20 (ya que el jueves que viene no tendremos taller por ser Semana Santa)
Comenzamos con la ronda de presentaciones en la que coincidió el deseo por adquirir nuevas herramientas para la escritura.
Luego seguimos con la presentación del programa de lecturas:

ABRIL:          Continuidad de los parques y Axolotl, de Julio Cortàzar

MAYO:          El dinosaurio y otros cuentos, de Augusto Monterroso

JUNIO:           Poemas (selección), de Pessoa

AGOSTO:      Bartebly, el escribiente, de Herman Melville

SEPT.:            Poemas (selección), de Alejandra Pizarnik

OCTUBRE:    Sujeto compuesto, de Laura Massolo

Continuamos con la confección grupal de un dibujo, adaptación de técnicas surrealistas, para reflexionar acerca de qué significa participar activamente en un taller de escritura. Y de esta actividad surgió: La escalera pedorra (que será una especie de amuleto de este irreverente grupo).



Queda como consigna secundaria: Escribir un texto a partir de la imagen construida, del título o del proceso de construcción.

Continuamos con la exposición de los objetos personales traídos y la descripción de por qué resultaban significativos para sus dueños. Hecho que se aprovechó para poner en duda el significado de la palabra significativo (¡bien por estos talleristas que ya comienzan a manipular sus objetos principales de trabajo: las palabras!)

Consignas (eligen una para comenzar en el taller, las otras quedan como optativas para otro momento)
a)      Elaborar un texto narrativo en tercera persona en el que el objeto (propio o de un compañero) sea central para el desarrollo del conflicto.
b)      Escribir una carta al objeto elegido.
c)      Inventar un poema en el que el yo lírico (la voz que asume el yo en el poema, la voz que habla) sea el objeto elegido.
Luego de la producción, nos tomamos un cafecito rápido e hicimos unas veloces devoluciones a los compañeros para ayudar al acabado final de los textos en el hogar.
Quedó pendiente la tarea (esto sí es tarea porque irá a la presentación de cada tallerista en nuestro blog junto con una fotografía de plano corto del rostro) de confeccionar la propia biografía o autorretrato. Para ello les dejo videos y textos de Pablo Neruda y su autorretrato y la autobiografía de Rodolfo Walsh (los comentaremos al iniciar nuestro próximo encuentro).





Para la próxima analizaremos:
-Lejos del abrazo, de Elena
-Cual fue su gran amor, de Beto
-Barrera, de Gretel
-Acechaba el ocaso, de Mariana

¡Como buena sibila, auguro un muy fructífero año de trabajo!
¡Bienvenidos y hasta el jueves 20!

martes, 4 de abril de 2017

Iniciamos el taller de escritura de los lunes.

¡Laaargamos!!!
Después de los nervios por el armado de nuestro libro, que nos llevó parte de febrero, marzo y aún sigue en proceso, comenzamos oficialmente con nuestros encuentros de escritura de los lunes.
Felices por retomar nuestras actividades, les dimos la bienvenida a dos nuevos integrantes de la trouppe: Giselle y Matías.

Comenzamos con las presentaciones de cada talleristas y luego con la presentación del programa de lecturas de este año:

ABRIL: El frasquito, de Luis Guzmán
MAYO: La gaviota, de Chejov
JUNIO: Poesías (selección), de Fernando Pessoa
AGOSTO: El farmer, de Andrés Rivera
SEPTIEMBRE: La ley tu ley, de Juana Bignozzi

OCTUBRE: Sujeto compuesto (selección), de Laura Massolo
También serán proyectos para este año, además de la presentación de nuestro libro en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires y en otros eventos, la asistencia grupal a alguna función de teatro vinculada con el programa. Y contaremos, además, con la visita de la talentosa escritora y editora Laura Massolo, que conversará con nosotros en el taller en el mes de octubre.


Luego comenzamos a trabajar con nuestra primera consigna:

a) Cada tallerista explica por qué la prenda traída resulta significativa, cuál es su historia, etc.
b) A partir de lo escuchado, se debe escribir un texto narrativo, pero en tercera persona y en el que aparezca una de las prendas, puede ser la propia o la traída por un compañero.
Fruto de esta consigna, empezaron a salir textos interesantes que partieron de diferentes operaciones de escritura: algunos se aferraron a la prenda traída y elaboraron el texto con el distanciamiento que les permitió el uso de la tercera persona, otros ficcionalizaron una historia a partir del relato de sus compañeros, otros fusionaron las emociones de tres compañeros y sus respectivas historias/prendas. Originales todos, veremos luego de las indicaciones preliminares, cómo siguen estos textos en sus hogares.
Atención: Una variante de la consigna (y que queda para los que gusten realizarla en sus hogares), es escribir un poema en 2da persona, en el que la apelada es la prenda o una carta dirigida a ese objeto o a una persona a la que se le habla de esa vestimenta.

Cafecito, fotos para el libro y luego analizamos textos de Valentín que habían quedado pendientes del año anterior.
Un encuentro movidito, un poco desordenado por la presencia de nuestro querido fotógrafo, Ezequiel Pignataro, que quería captarnos con su cámara en plena acción.

Para la próxima nos aguardan muchos textos:
-Diciendo, de Inés
-Encuentro en la ducha, de Matias
-Sosiego, de Miriam
-¡Mi Federico!, de Silvia
-Carnaval, de Valentín

¡Bienvenidos a todos a un fructífero año de trabajo compartido!

jueves, 9 de marzo de 2017

Comienzan en abril los talleres de escritura y de lectura. ¡Ya estamos inscribiendo!

Información general sobre los talleres de El escribiente
Coordina: Verónica Rodríguez



Taller de escritura

El objetivo de este taller es brindar herramientas para que los participantes puedan desarrollar su propia escritura literaria, en uno o varios géneros según su elección, preferencias o aptitudes. Creemos que se hace camino al andar, por eso en el taller abordamos la poesía, la narrativa y el teatro. La idea es que cada uno vaya trazando su propio itinerario, algunos experimentarán más y jugarán con todos los géneros, otros preferirán abocarse a alguno en particular. Acá respetamos tiempos y estilos, tratando de enfatizar aciertos y marcando aquello que es susceptible de ser mejorado. Por lo tanto el taller está abierto a personas con diferentes niveles de acercamiento a la escritura. Lo importante es tener ganas de empezar a escribir, de querer compartir con otros el proceso arduo y maravilloso de los textos. Si además, te gusta leer, mucho mejor.
Para incentivar la creatividad se propondrán diferentes tipos de consignas (grupales, individuales, de realización en el taller, de confección hogareña, de acceso libre, etc).
También tendremos un programa anual de lecturas de autores consagrados porque de los grandes maestros se aprende.
Y solemos asistir a diferentes eventos literarios o artísticos, además de contar con las visitas de escritores que nos nutren con sus experiencias actuales.
Lo central de cada encuentro será compartir los textos escritos con los compañeros, compartir la “cocina” de la escritura, escuchar, ofrecer nuestras opiniones, todo en una ambiente de calidez y respeto por el otro.

Horarios:            Grupo 1: Lunes de 18.30 a 20.30h.
                               Grupo 2: Jueves de 18 a 20h (a confirmar)
Arancel:              $600 (los cuatro encuentros mensuales)
Inicio:                   Primera semana de abril
Dirección:           Av Mitre alt al 2000 (Avellaneda)
Informes e inscripción: verosibila@gmail.com o 4265-1826*

*Para formar parte de los grupos de escritura se debe concertar una entrevista previa. Luego de la misma se puede participar del primer encuentro sin cargo.


Taller de lectura

Partimos de la siguiente premisa: “el que lee con otro lee mejor”. La lectura como hecho colectivo, amplía el proceso personal de apropiación del texto. Por eso el objetivo central de este taller es que los participantes compartan sus experiencias personales de acercamiento a los textos. Para ello organizamos un programa de lectura variado y sostenido por un eje.
En el 2017 el eje será: “Las escrituras del yo” y leeremos a Kafka, Walsh, Joyce, Puig, Durás, Ajmátova, Barthes, Wolf, entre otros (diarios, cartas, poemas, novelas, etc).
Serán encuentros quincenales y ofreceremos material complementario a los textos literarios, como teoría crítica, análisis literario o conceptualizaciones de otros campos, como la sociología, la psicología o la historia, según el caso.
Relacionaremos las distintas propuestas estéticas de estos autores, sus influencias y derivaciones y también estableceremos vinculaciones con el cine y otros lenguajes artísticos.
En el primer encuentro se presentará el programa anual de lectura, se facilitará virtualmente el material y se acordará el cronograma de lecturas regulares y optativas. Cada encuentro tendrá una duración aproximada de dos horas con un pequeño receso.

Horario:              Segundo y cuarto sábado de cada mes, a la tarde (el horario se confirmará según la disponibilidad horaria de la mayoría de los inscriptos. Las opciones son: de 14 a 16, de 15 a 17 o de 16 a 18h.)
Arancel:              $500 (los dos encuentros mensuales)
Inicio:                   Primera semana de abril
Dirección:           Av Mitre alt al 2000 (Avellaneda)
Informes e inscripción: verosibila@gmail.com o 4265-1826


Precio promocional para aquellos que participen de ambos talleres.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Evaluación de fin de año

¡Qué buen año tuvimos en El escribiente!

Fue un ciclo de mucha estabilidad de asistencia de los talleristas y en el cual funcionaron muy bien las nuevas incorporaciones (ya les prometimos que a partir del año que viene les quitamos el mote de "nuevos"), destacándose la permanencia de Miriam y Valentín, que motorizaron al grupo y le dieron una nueva identidad. Lamentablemente Laura nos dejó a mediados de año por el cambio de día de los encuentros, pero promete volver el próximo. Y otro tanto, tal vez, pase con Martín.
Tuvimos un potente programa de lectura que pudimos cumplir en tiempo y forma, tal es así que el año que viene los talleristas quieren más lecturas. Resultó Poe ser muy movilizador y como dicen en la UBA se ejecutó "la maquinaria Poe": su presencia se mantuvo durante todo el año dando brío a todos los textos. También fue de gran aporte la presencia fuerte que tuvimos este año de materiales teóricos de crítica y análisis literario que le dieron más vuelo a las devoluciones y a las apreciaciones del propio trabajo de cada tallerista. Kartun nos ofreció su aparatología de montaje de obra, Raquel sus generosas palabras en su visita al taller, James no funcionó tanto como yo esperaba pero seguramente está horadando en las profundidades, los autores realistas contemporáneos aportaron lo suyo y terminamos con el archi-súper amado por Silvia (y también por nosotros) de García Lorca que logró, entre otras cosas, que Miriam escribiera un poema en el que brilló.
También cumplimos con nuestros proyectos extras de asistencia al teatro y otros eventos literarios y lo único que nos quedó en el tintero fue el intercambio con el taller de Estela y nuestra publicación que ya muy pronto verá la luz (eso si cumplen con la entrega en tiempo y forma de los textos y podemos abocarnos a la tarea titánica de armado de semejante libro).
Lo único que lamento fue que nuestra artesanal publicación anual salió con una errata en un texto de Valentín y con un error en el prólogo debido a su edición apurada por los tiempos que nos apremiaban. Tirón de orejas para prepararla con más anticipación el próximo año y fruto inesperado: a partir de ahora también saldrá la publicación nuestra en formato digital con el bonus de los textos leídos que siempre nos reclaman nuestros amigos asistentes a las Muestras.

Valentín tuvo un año espectacular y según sus propias palabras en 1948 había anotado en un cuadernito: "hoy empieza la aventura de escribir" y manifiesta que recién ahora está concretando holgadamente ese sueño y se siente poseedor de herramientas que le permiten hacerlo mejor. Piensa seguir escribiendo mucho más y reconoce tomar de la vida toda sus motivaciones para la escritura. Las chicas le agradecen haber aportado al taller la voz masculina y él propone para el próximo año la lectura de autores populares, moción que es alentada por sus compañeras, conformándose un listado de cantautores de rock, tango y folclore. Valentín le agradece al taller el hacerlo sentir vivo y mejor en su autoestima y sus compañeras le agradecen a él su presencia, lo envidian por su enorme producción y destacan la gran evolución que ha tenido en tan poco tiempo. Todas consideraciones en las que coincido plenamente.

Miriam es otra de las talleristas que más ha escrito en el año y destacamos en ella su disfrute frente a todas las actividades, sus lecturas cada vez más atentas y críticas, su facilidad para absorber las indicaciones y sus ganas de experimentación. Ella considera que debe seguir trabajando porque sabiamente se da cuenta de lo que le falta. Nosotros aspiramos a que también se de cuenta de lo que logró y del salto sustancial que hizo con su último poema. En narrativa, por otra parte, ya está pasando de la reflexión a la ficcionalización de sus relatos, con un mayor ahínco en la búsqueda de la belleza de la forma. Ella manifiesta queel taller le cambió el humor y que se siente muy cómoda aquí. Sus compañeros valoran su gran compromiso y el potencial que tiene y que esperamos siga explotando el próximo año.

A Inés, por primera vez, debemos reconocerle que estuvo menos productiva que otros años. Por ello la insto, con cierta severidad, a que no deje pintura ni sus otras actividades porque es una persona que funciona bien bajo presión y si tiene demasiado tiempo libre lo desperdicia. Sus compañeras saltan enseguida en su defensa hablando de lo poderoso de sus textos y destacan la luminosidad que tienen (y el humor), mal que le pese a su autora que prefiere seguir siendo una cultora del Thanatos. Obviamente, coincidimos que es una persona importante en el taller y que siempre se hace sentir mucho cuando está ausente. Ella remarca que no hizo nada, que no se esforzó, que estuvo muy dispersa y que solo escribió cuando se sintió inspirada. Sabemos que la escritura se trata más de esfuerzo que de inspiración, pero hay años que uno transita con más escucha que palabra, así que un poco la disculpamos y la dejamos que transite su (no tan bien recibido por ella) cambio, al tiempo que le auguramos bellísimos y claros textos (y pinturas) para el próximo año. Silvia le remarca que no tiene que obturar lo que quiere salir.

Nélida ha tenido un año muy difícil, de buscarse a sí misma, motivo por el cual ha estado más retraída y ensimismada, pero aun así ha podido mantener en este espacio que, reconoce, lo permitió conectarse con el mundo. Dice no reconocerse como escritora, sí como escribiente pero le han gustado, afortunadamente, viejos textos suyos que ha encontrado. De eso se trata, evidentemente, de (re) encontrarse. Le gustaron todos los autores vistos y propone más rusos para el próximo año y se autopropone tratar de escribir. Nosotros estamos seguros de que renacerá en textos muy interesantes que se deben estar ya gestando en su interior. Las chicas le remarcan que en lo poco que escribió este año ya se nota una escritura diferente: más fuerte, más comprometida. Y yo me alegro de que de a poco se está animando a sacarse el corset y a escribir sin tanto control. Así que nos preparamos para lo que se vendrá.

A Silvia hay que reconocerle que sigue tan apasionada como siempre en todo lo suyo y que es un motor para le grupo, destacándose este año por sus devoluciones muy críticas y concienzudas. De hecho, reclama el mismo rigor para sus textos. En poesía se nota el trabajo cuidado en cada verso y cómo busca el preciosismo en la expresión. Ella sorprende al grupo diciendo que se siente literariamente pobre y que intentará una poesía más cotidiana y menos lírica. Enseguida es cuestionada por esta decisión, dado el nivel alcanzado en su poesía. Yo estimo que es una búsqueda más y no está mal hacerlo, de hecho su oda al frasco podría estar en ese camino. Veremos que trae el próximo año. También creo que su poesía, por cantidad y estilo, ya está madura para ir pensando en un futuro libro, por lo cual le aconsejo una clínica de poesía. De todas maneras, son decisiones que se toman despacio. Mientras tanto, puede seguir incursionando en su interesante narrativa y realizando otras búsquedas poéticas. Para terminar y dado que le encantó el programa de lectura, reclama mayor cantidad y extensión de textos. Le explico que no es recomendable esa extensión en un taller de escritura, por lo que la invito (y a sus compañeros también) al futuro taller de lectura que daré en el que nos podremos dar esos gustos. Igual insiste con sus propuestas de lectura que, por ser tantas, las mandará por mail.

Satisfechos con la tarea cumplida, a pesar de los problemas de salud que tuvimos varios de nosotros, incluida esta coordinadora, nos despedimos hasta el próximo año que arrancará en marzo con una miniclínica de los textos seleccionados para su publicación.
¡Cuánto trabajo nos espera!

¡Por eso vamos hasta la parrilla a disfrutar de una rica choripaneada que ya está invadiendo con su aroma!

¡Salud y hasta el año que viene!

jueves, 24 de noviembre de 2016

Nuestra muestra de fin de año

Realizamos este sábado pasado la Muestra de Fin de Año del taller. En esta ocasión, era más especial aun que las anteriores porque estábamos festejando ¡¡nuestros primeros cinco años!!
El CMA nos recibió con sus bellas instalaciones.


Nuestros queridos familiares y amigos empezaron a llegar, incluso antes de la hora señalada, pero ya teníamos todo listo para recibirlos, gracias a Ezequiel que nos dio una mano enorme con la tecnología que necesitábamos para tener buen sonido e imagen.







Recibimos a los amigos con una selección de lindos videos musicales y la exhibición de un pequeño museo que recoge las publicaciones del taller y las producciones de nuestros invitados en cada una de nuestras muestras anteriores.


Y a las 18,30 en punto dimos por inaugurada la muestra con Ritualitos, un bello tema que interpretó nuestra querida Nancy Scholz, ex tallerista, invitada como guitarrista y vocalista.





Ritualitos que uno inventa para vivir, dice la canción. Y precisamente de rituales hablé en la apertura y bienvenida.






A continuación, la primera ronda de lecturas:
Valentín rompió el hielo con un poema dedicado a las mujeres y especialmente a su hija.
Siguió Nélida con su relato Juegos y concluyó la ronda Inés, con Depresium, la supuesta lectura de un prospecto médico que explicaría por qué es cómo es.


En la segunda ronda tuvimos a Silvia, que leyó un sentido poema dedicado a su abuela y la siguió Miriam que se lució con la lectura de su primer cuento.

 Luego retomó la palabra Silvia para presentar un bloque audiovisual en homenaje a su amado Federico García Lorca.

Después siguió el turno de los ex talleristas, que fueron invitados especialmente para este festejo. Leyó primero Nancy tres simpáticos microrrelatos, la siguió Julietita con su inquietante “Cristal” y cerró la ronda Orlando, con la narración de Pedro y su maestro.

Luego quise sorprender y homenajear a mis talleristas con un video que recopila lo mucho que hicimos durante estos cinco años.








Y a continuación presenté a nuestras grandes poetas invitadas, que ya nos había acompañado en 2014 y 2016 en el taller cuando leímos, Soñar con agua e Interrumpidas, respectivamente.


















No quería terminar nunca la charla, pero llegaba la hora de dar la consigna para el público e ir a nuestro especial brindis, así que escuchamos un par más de temas en la dulce voz de Nancy y nos fuimos a soplar las velitas.




Después del ágape, algunos valientes leyeron sus heptapoemas y terminamos el encuentro agradeciendo a todos los que hicieron posible que el evento y a todos aquellos que nos acompañan día a día, contradiciendo a M. Duràs y su afirmación de que no hay nadie que soporte a un escritor. Seremos terribles, puede ser, pero queribles también. ¿O no?

Encuentros de noviembre y diciembre

Durante noviembre y diciembre, los encuentros serán descriptos por Nélida, que lo hace así:



Martes 8

Mientras esperábamos a Silvia con aviso de llegada más tarde, estuvimos organizando la muestra de fin de año. Luego pasamos a lectura y análisis de textos nuestros.
En primer lugar leímos un texto mío, "Un viaje en subte", en el que realicé dos diálogos uno real y otro ficticio y mis compañeros debían descubrir cuál era cuál. 
Debo confesar que la única que se dio cuenta del diálogo real fue Verónica , ya que encontró la similitud con la oralidad. Fuimos descubriendo cuál es el lenguaje común en la gente joven: escasez de vocabulario, repetición de palabras, uso de vocablos sobre todo chabacanos. Debo confesar que traté de hacer ambos diálogos bastante similares, para aumentar la dificultad. Verónica me propone transformarlo en un relato. Ya que se trata de un personaje en plena ebullición y podría enfrentarlo con uno que contraste.Veremos el resultado final.
En segundo lugar trabajamos un texto de Valentín: "Jugueteando". Observamos en el texto que aparece una voz inédita en este autor, una voz femenina, diferente a otros textos suyos. Pero sí lo que se remarca siempre es su compromiso con lo social. Un relato tierno, pueril. Miriam habla de cierta complejidad en el vocabulario de algunas frases que no son coherentes con el texto, ya que es una niña la que habla. Valentín dice que lo hizo pensando en su nieta. Tendrá que hacer algunas correcciones y Verónica hace referencia a escritores rusos que hablan de ostranemia, o sea, tener una mirada de niño, borrar la automatización y tener capacidad de asombro. Nos pareció muy acertado el título.
Por último analizamos un texto de Miriam, una poesía sin título. La coordinadora dice que en poesía no es obligatorio un título, la autora no lo encontró y nosotras tampoco pudimos otorgarle uno. En la poesía no queda claro el vínculo que se establece entre los protagonistas. Habla de una relación muy difícil pero llena de lirismo. Verónica le sugiere marcar más el contraste entre las dos personas que intervienen en la relación, para pulir y marcar más el lirismo. Hay un buen final que habla de un buen final para la relación.


Martes15

Todo este encuentro nos dedicamos a preparar la Muestra de Fin de Año para el sábado 19 de noviembre.
Hicimos ensayo de lectura de textos. Nos visitaron ex talleristas para ensayo de sus lecturas también. Ordenamos y plegamos los folletos y nos fuimos distribuyendo y organizando las tareas.
Estuvimos a full, ni siquiera tomamos un café y nuestros invitados se fueron también con la boca seca. Nos desbordó la tarea. Ya tendremos revancha.

Martes 22


Hoy pura alegría y comentarios altamente positivos sobre la Muestra.
Hicimos nuestras críticas, armamos nuevos proyectos, sugerimos modificaciones a la tarea, vimos fotos y videos.
Verónica nos disparó una consigna como tarea para el hogar, ya que nos resistimos a comenzarla en la clase. Estas soldados, estaban cansadas y se rebelaron frente a la capitana.

Consigna: Heptapoemas: son siete palabras que pueden tener un título, pero deben estar en disposición de poema. Debemos escribir por lo menos diez y elegir los tres mejores para llevarlos y continuar con la segunda parte de la consigna.

Para la próxima:

Valentín: Consignas con no y un diálogo.
Nélida: Un relato familiar
Miriam: Lunas
Inés: No avanzar
Valentín: A Federico.


Martes 29

Con la presencia de todos los talleristas,  comenzamos la tarea del día, con el análisis del primer texto, un texto mío llamado " Un relato familiar".
Mis compañeras hablan de un relato en el que se mueve cierta ambiguedad. Ya que si bien se trata de un personaje tragicómico o siniestro, entrega algo a cambio de lo que recibe, esto lo estaría rescatando .Es un misterio su vida y con ese mismo misterio se llega hasta el final de la narración. Verónica dice que le gustó la narración, que hay una mirada de niña en la historia pero con el vocabulario de un adulto. En la historia se evoca un relato de mi infancia. Gustó la rica descripción del personaje y la coordinadora dice que es como un pope ruso (figura sacerdotal antigua) y que es un texto que remite a otra cosa, como el personaje de "Ceremonia Secreta" de Marco Denevi . Hay tabúes que no son hablados y me sugieren un cambio de título, además de correcciones de estilo y sintácticas.
Seguimos con un texto de Inés "No avanzar", la autora pregunta por un cambio de título a la que todas respondemos que no es necesario ya que hay una gran resignificación de la señal de no avanzar en su narración . Silvia le dice a la autora que ve como muy rumiante su reflexión y Valentín habla de una corrección sintáctica. Verónica habla de un texto simbólico que está atravesado por el sujeto.
Luego analizamos otro texto de Inés, un poema titulado "No".
Excelente poema del cual se rescatan tres poemas en uno. El primero que remite a Idea Vilariño, el segundo a Alejandra Pizarnik  y la mezcla de los dos a Gelman, ya que incluso introduce las barras en la escritura como el poeta. El poema habla de una angustia contenida (el no ser). Además comienza y termina con el mismo verso, lo que refuerza su sentido. Aparece en Inés una vena poética que es necesario explotarla anuncia la coordinadora.
Luego vimos un texto de Valentín "A Federico". Silvia habla de una introducción excelente, ya que le brinda un homenaje a Federico García Lorca, rescatando lo fundamental de su vida y de su obra. Además dice Silvia, nada que agregar al poema, solo un abanico, por lo osado y erótico de sus versos. Verónica habla de un muy buen final a diferencia de otros versos, en los que abundan los clishés. Agrega que hay erotismo explícito y que responde al epígrafe.
Terminamos con un poema sin título de Miriam, también inspirado en Federico G. Lorca. Tiene un ritmo que se escucha. Yo agrego que lo que le falta es una guitarra ya que suena como el cantejondo.  Verónica habla de que es muy fuerte al principio y que es necesario reformular el final. Además elogia su escritura, ya que ve en ella, una gran evolución en relación a otros escritos.
Miriam dice que el día que trabajamos a Federico llegó muy inspirada a su casa y se puso a escribirlo. Su poema tiene de Federico desde lo temático y además se refiere también a su infancia. Muy lindo poema, fue elogiado por todos nosotros.
CONSIGNA: De los heptapoemas escritos y leídos por nosotros, luego del análisis de los textos, traer tipeados tres y elegir un cuarto que pensemos le falte trabajarlo.

Para la próxima releer los textos de Valentín que faltaron analizar.

Martes 6 de diciembre
Mientras esperábamos a Silvia, que más tarde nos avisó que no vendría, ya que no se sentía bien, nos pusimos a organizar el asado de fin de año distribuyéndonos las tareas y comestibles a llevar.
Comenzamos con el análisis del primer texto de Valentín: “Consignas con”.
Luego de hacerle algunas correcciones de estilo y sintácticas, arribamos a la conclusión que su texto no era literario sino más bien un texto de opinión, salvo por una pregunta final, dice Verónica, que habilita a pensar en el parlamento de un personaje.
Seguimos luego con “Diálogo”; también del mismo autor. Un diálogo que nos gustó mucho a todas nosotras, pero que tenía que hacerle varias correcciones sintácticas. Verónica dice que ese diálogo puede dar mucho más y se puede transformar en un cuento o un relato. Se encuentra en el mismo una tensión latente que puede explotar. Valentín argumenta que corregirá ambos textos y que seguirá aprendiendo.
La temática del diálogo dio para hablar de Violencia de género, conflictos de pareja, uso de los hijos en la relación de los padres, etc.
Un tercer texto de Valentín: “Consignas con no”. Son muy interesantes todas sus frases pero no le vemos una unión o hilo que las conecte, ya que no responden a un único tema. Habría que reordenarlas para conseguir una unidad. Nos gustó mucho el final.
Valentín tendrá varias tareas para sus vacaciones.
Luego trabajamos con los heptapoemas. Cada uno leyó los heptapoemas traídos y juzgamos entre todos cuál considerábamos el que necesitaba modificaciones o retrabajarlo.  Verónica tipea estos heptapoemas de cada uno, mientras nosotros tomamos el café. Luego ella tomará su café y los que trabajaremos seremos nosotros.

Consignas:
1)Se debe intervenir el texto del compañero de nuestra derecha, cambiando el orden, la estructura o las palabras (en este caso se pueden modificar hasta tres, ya que debe permanecer una mayoría de palabras de su autor original). A pesar de todos los cambios efectuados, debe seguir siendo un heptapoema.
2)Se rotan las hojas y se debe volver a intervenir sobre los poemas, escribiendo  un tercer heptapoema. Se pueden utilizar elementos del primero y del segundo, mantener o modificar intervenciones anteriores, la idea es “retocar”, pero siempre debe mantenerse al menos cuatro palabras del poema original.
3)Por último una cuarta y definitiva versión estará a cargo de su primer autor que deberá evaluar qué hace con las intervenciones de sus compañeros: ¿las acepta?, ¿las redefine?, ¿las incorpora?, ¿las descarta? , ¿las vuelve a intervenir?.
Nos encantó la tarea, nos reímos mucho con las modificaciones, ya que era intervenir en el cuerpo del trabajo del compañero. El resultado nos pareció altamente positivo. Los heptapoemas quedaron mejor que los originales.
Ya nos despedíamos y Valentín nos pidió leer un texto suyo, un texto muy contestatario, con alto contenido social, que nos hizo reír y pensar a la vez. Se lo solicitamos, así que tendrá que traer una copia para cada una.
Y por último, nuestra muy querida escribiente Inés, nos regaló a cada uno, una copia de un texto suyo llamado: “Despedida del taller 2016”. Hermoso texto que nos hizo emocionar, abrazarla y agradecérselo y esa fue nuestra única devolución.
Para la próxima Evaluación Final y adiós al 2016.
Nos veremos en el 2017, los mismos y ¿¿¿algunos más????

jueves, 3 de noviembre de 2016

Encuentro del 1 de noviembre: Federico García Lorca


¿Qué nos pasa con los poetas amados? Eso es lo que me preguntaba durante el desarrollo de este particular encuentro.
Federico fue amado por todos en vida y siguió siendo amado después. Desde pequeños alguna maestra, algún manual nos hizo llegar alguna copla, algún romance y ya está la magia consumada.

La Tarara, sí; 
la tarara, no;
la Tarara, niña,
que la he visto yo.

Apenas treinta y ocho años lo dejaron vivir y su voz, su música tiene una fuerza y una identidad que aún deslumbra, que aún denuncia. ¿Qué otra cosa debe hacer un poeta que cantar y denunciar?
Pero resulta que en el taller tenemos a la amante número uno del español, la que lo ama incondicionalmente desde siempre, la que le puso Federico a su hijo en honor al granadino.
Así que n o fue casual que por primera vez en el año, Silvia, de quien hablamos, llegara al taller un minuto antes de hora. Y vino embalada. Y vino acompañada de los tomos correspondientes de las obras completas, todos marcados, como debe ser: apropiados, lectura fagocitadora.
-¡Góngora! El año que viene tenemos que ver a Góngora porque… blablablá.
Lamenté tener que interrumpir el amor, pero teníamos que corregir nuestra próxima publicación y acordar algunas cosas importantes antes de nadar en las aguas poéticas de Lorca.
Una vez finalizadas estas cuestiones, le dimos la palabra a Silvia que con pasión y conocimiento nos habló de las conferencias, las que considera fundamentales para entenderlo.
Y coincido. Aunque habitualmente le damos a los autores una autoridad relativa respecto al análisis de su propia obra, en el caso de Lorca, por lo que podemos ver en sus conferencias, se arremangaba –tal como hacemos nosotros en el taller- y empezaba a desmenuzar sus textos. Hablaba con conocimiento y desde el quehacer. Aquí las linkeo para que las puedan disfrutar
Silvia continúa hablando y de a poco los demás pueden tomar la palabra. Todos advierten que en Poeta en NY su poesía cambió, su estilo es diferente. Y además no es lo que estamos acostumbrados a leer de él. La crítica coincide en decir que es lo más elevado de su producción y yo no puedo dejar de preguntarme cuánto más pudiera haber evolucionado si alcanzó tal punto con apenas treinta y un años.
A pesar de la dificultad que entraña Poeta en NY todos comienzan a analizar esto y dejamos los romances y el cante jondo para más adelante. Valientes mis talleristas.
Nélida confiesa cuánto la ayudó el estudio preliminar que tiene su edición del poemario e Inés asegura que le resultó más bello que su anterior producción. Por supuesto no pudo dejar de mencionar la Oda a Walt Whitman (su amado) y Miriam rescató la enorme crítica que está presente en todos estos poemas. Valentín, por su parte, remarcó la presencia de la debacle del 29 y yo les leí un fragmento de una carta en la que manifiesta su desazón frente a la crisis de Wall Street y el fragmento de otra de antes de arribar y que demuestra como su proyecto poético viraría al encontrarse con esa realidad. Coincidimos todos en cómo la voz subjetiva y diferenciada del poeta, muta en la gran ciudad hacia el anonimato y la denuncia.
Silvia menciona luego la gran metaforizaciòn lorqueana y rescata también su prosa, la que considerada codeada con el verso. Mencionamos también algunos aspectos de su simbología.
El tiempo se nos acaba, ni un café tomamos, ni una pausa hicimos.
Cada tallerista lee algunos versos y llega la hora de la consigna, muy amplia esta vez:
Escribir a la manera de Lorca, ya sea desde lo temático o desde lo formal: al estilo de cante jondo, de los romances o de sus poemas neoyorquinos.

Nos vamos porque nos tenemos que ir, pero en el aire queda todo lo no dicho, la sensación de haber hablado mucho pero no apresarlo nunca. Y es que es así, su poesía se va en los rasguidos de una guitarra, aunque se quede repicando dentro de nosotros.

martes, 11 de octubre de 2016

Encuentros de octubre

Continua Miriam contando nuestros encuentros:

Encuentro del 4 de octubre

 Trabajamos nuevamente en la organización de la Muestra de fin de año, también en decidir la salida al teatro para ver  Los mil Federicos.
Comenzamos a analizar Disputas, de Nélida. Silvia no lo ve como una pelea por dolor, sino un reclamo de amor y piensa que debería cambiar el título, es el cuestionamiento universal del dolor, coincidimos en que son diferentes maneras de duelo. Verónica habla también del cambio porque éste restringe el significado de la poesía, hay múltiples lecturas que se funden al final.
Continuamos con Papa y huevo, de Silvia. Nélida habla de un título engañoso que sirve perfectamente a la historia. Dos personas tristes, lastimadas. Encontramos dos tiempos en el cuento. Verónica dice que el clímax se comprueba al final (violencia doméstica), relatado en segunda persona, resignifica el lazo de cariño entre Rosi y la narradora, quien se limita a funcionar como centinela. Se hacen correcciones estructurales. Silvia nos cuenta que es una historia real, cercana.
Continuamos con Todo, de Valentín, en el que valorizamos el círculo de la vida relacionado con el renacer de las plantas y, principalmente, con el “estamos aquí, hoy”. Silvia dice que, manteniendo la estructura, se pueden cambiar ciertos clisés, difícil trabajo con estructura existencialista. Verónica indica ciertos cambios, que Valentín decidirá hacer o no.
Leemos  “Un poco más”, diálogo de Inés. Silvia, (también), le cambia el título por “Montón de nada”. Buenísimo, excelente trabajo en una sesión entre paciente y terapeuta. Verónica habla de lo que se considera la labor del artista, se da tiempo para su “momentánea inspiración, se pide un marco mayor para el comienzo y empalmar con otros textos de Inés, por eso trabajaremos Depresium para el próximo encuentro.
Así como:
Consignas, Silvia
Consignas, Miriam
Una ternura de escuela, Nélida
Para Silvana y Amistades, Valentín ( segunda versión)


Encuentro del 11

Comenzamos el encuentro relatando el homenaje realizado el anterior sábado a la escritora Alejandra Pizarnik. Inés nos cuenta que fue muy concurrido y nuestra compañera Silvia participó con una de sus poesías. Leeremos Lorca el primer martes de noviembre. “Poeta en Nueva York” y algo seleccionado del Romancero, que Verónica nos hará llegar. Nuestra lectura comienza con Depresium, de Inés. El texto no responde completamente a la consigna (aunque sí lo hace al final). Observamos que mezcla la definición del narrador y su excesividad de tomar remedio, y lo comparte con el lector, se agregan momentos de enunciación de la narradora. Inés decide reformular el texto. Leemos luego mis consignas. Respecto a la primera, fue leìda como la definición de un personaje entrometido, mal pensado, sin vida propia. Las frases delinean un personaje que puede ser utilizado en un texto. En la segunda consigna que se debìa definir qué diálogo transcripto era el verdadero, logrè verosímilitud en ambos. Las consignas de Valentín nos llevan a observar que es la segunda opción presentada la que definía Vivi, su personaje, y no en la primera serie, ya que ahì eran frases dichas para otro. Verónica le sugiere reescribir las frases tal cual son dichas (en estilo directo, para saber còmo habla el personaje), luego podrà incluirlas en una historia. En la resoluciòn de la segunda consigna, nuestro compañero no escribiò estrictamente un diálogo sino que relata las situaciones, ambas son imaginarias. Vero dice que ambos textos son interesantes y podrían ser parte de una creación en serie de distintas “Noches de amor”. También trabajamos la segunda versión de “Para Silvana”, nos gustó más con las correcciones realizadas. Para termnar, leímos la segunda versión de”Amistades”, se hicieron correcciones de forma y gramaticales. Después se leyó “Todos los No”, de A.M Shua. De allí salen las consignas. 1.Escribir un texto poético, a la manera de Shua 2-Escribir un texto narrativo que comience y termine con la palabra NO. 3-Escribir un diálogo en el cual todas las intervenciones de uno de los personajes comience con la palabra NO Para la próxima
Consignas, de Silvia, 
Una ternura de escuela, de Nélida,
Cajita feliz, de Valentín.


Encuentro del 18



Hoy nos hallamos otra vez organizando la muestra, se espera respuesta de la Municipalidad y Mirabeles, pensamos en tercer o cuarto sábado de noviembre.
Comenzamos con Una ternura de escuela, de Nélida. Silvia considera genial su título, totalmente irónico. Nélida lo cuenta como triste experiencia, Verónica sugiere intercalar las frases que dice el personaje con las intervenciones del narrador, para lograr una retroalimentación mutua.
Continuamos con Consigna, de Silvia, en la que describe a un personaje que sólo quiere y considera a su familia y amigos (círculo chico), más allá una violencia inmanejable. Prototipo de “clase de mierda” (Kartum), estereotipo real que pulula desde hace mucho tiempo en nuestro país.
Leemos “Cajita feliz” de Valentín. Relato actual en el que  el narrador reivindica las clases sociales postergadas, Silvia dice que pivotea entre lo irónico y la verdad absoluta del relato, texto duro entre ficción y realidad, de alto nivel narrativo, registro culto y lenguaje formal que refuerza el sentido de la historia. Valoramos el conocimiento de los diferentes textos que escribe, en los que utiliza un lenguaje técnico-profesional, específico de la actividad que realizan esos personajes.

Para la próxima:

Importante: Seleccionar textos para la publicación y lectura en la muestra.

El frasco, Miriam y Valentín.
Relato familiar y El juego, Nélida.
Consejos, Miriam.
Jugueteando, Valentín.

Encuentro del 25

Comenzamos a organizar y decidir como encargar las invitaciones, elegimos diseño en blanco y negro. Verónica nos describe el lugar que nos cedió el Centro Municipal de Artes, se organiza la música y la comida.
Seguimos con la selección de los textos para la publicación, leemos El frasco, de Valentín y el que escribí. Tratamos de elegir las producciones para publicar y también, para leer en la Muestra, dejamos que Verónica los ubique de acuerdo al espacio de la publicación. Debemos mandar los textos para publicar por mail.

Leemos El juego, de Nélida, hermosas imágenes sensoriales, un volver a la niñez, muy nostalgioso, es una explosión de colores y sentidos.
Luego trabajamos mi texto, Consejos, las revelaciones de una madre que reconoce su error al final.

Para la próxima:


Ir preparando la lectura de Lorca, asegurar la elección de los textos para leer en la Muestra.